RENUNCIE A LA PORNOGRAFÍA.

Isaías 59,1 dice: " Grita fuertemente, sin miedo, alza la voz como una trompeta; reprende a mi pueblo por sus culpas, al pueblo de Jacob por sus pecados ". Aquí hay una doctrina bíblica clara de que es apropiado advertir a la gente acerca de su pecado y no detenerse, sino ser pleno, claro y dogmático en denunciar el pecado y llamar a la gente al arrepentimiento.

Quisiera en este tratado, advertir sobre el pecado de la pornografía, que crece como el cáncer en el cuerpo y trabaja como un veneno que termina destruyendo a la persona espiritualmente si no es librada de ese mal.

El pecado siempre actúa como un remolino que hunde a la persona, alejándola cada vez más de Dios. La pornografía lleva continuamente a un estilo de vida más perverso, el cual con el tiempo arrastra a otras víctimas inocentes.

Según algunas estadísticas de pornografía por Internet para adultos, hay datos preocupantes: se dice que 40 millones visitan páginas de pornografía en el Internet regularmente, un porcentaje de 28% de mujeres y un 72% de hombres, visitan sitios pornográficos, lo más lamentable es que un 53% por ciento de hombres creyentes miran pornografía durante la semana.

Algunas consecuencias derivadas del uso de la pornografía son: + Aumento de las violaciones sexuales y crímenes relacionados con el sexo. +Las figuras de la pornografía quedan grabadas en la mente por tiempo indefinido y no se desarraigan, a menos que se ore por la liberación del individuo en el nombre de Jesús. + Las mujeres que permiten que se les tomen fotografías o videos, posando desnudas para un material pornográfico, vienen a ser dominadas por muchos espíritus inmundos y necesitan una liberación profunda.

La persona que quiera ser libre del uso y de las consecuencias de la pornografía, debe arrepentirse delante de Dios por haber usado pornografía de la forma que haya sido, renuncie a todo espíritu de pornografía, lascivia, fantasías mentales, adulterio, fornicación, adicción, masturbación, y ordene que todo esto se vaya de tu vida, en el nombre de Jesús. La Biblia dice en Isaías 55,7 : " Que el malvado deje su camino, que el perverso deje sus ideas; vuélvanse al Señor, y él tendrá compasión de ustedes; vuélvanse a nuestro Dios, que es generoso para perdonar "

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén