DOCE RAZONES PARA ENVIAR TUS HIJOS AL INFIERNO.

La Biblia dice:" Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Proverbios 22,6).

Hay una serie de aspectos que quiero que usted considere para no enviar a los hijos al infierno.

1. Nunca discipline a tus hijos, porque acaso puede dañar sus sentimientos e invadir su libertad de hacer según sus propios gustos.

2. Permite que tus hijos hagan cualquier cosa, porque tú no querrás destruir su creatividad.

3. Cuando tus hijos se quejan, o hacen una rabieta, siempre dales lo que quieren a fin de que ellos pongan un alto a su mal comportamiento.

4. No enseñes la Biblia a tus hijos, especialmente evita los versos concerniente a cualquier mandamiento o instrucción.

5. Permite que tus hijos miren lo que quieran en la televisión, escuchen cualquier música que les gusta, y lean cualquier revista que tengan ganas de leer. No te preocupes de que aquellas no sean buenas influencias; tus hijos pueden decidir por ellos mismos.

6. No te preocupes de quienes sean los amigos de tus hijos. En cambio, permíteles andar con cualquier grupo que les gusta.

7. Mantente demasiado ocupado para que no tengas tiempo de involucrarte en las vidas de tus hijos.

8. No digas a tus hijos que les amas; en cambio asegúrate que ellos sepan que son carga y molestia para ti.

9. En todo, asegúrate que tú no seas un ejemplo piadoso para tus hijos a imitar. No ores, no estudies la Biblia, no ayudes a la iglesia, y no escuches la música de adoración en casa.

10. Asegúrate que tus hijos reciban tanto de la influencia del mundo que sea posible. Especialmente cualquier cosa que pueden ensanchar sus opiniones, tal como la educación sexual moderna, para aprender que la homosexualidad es un estilo de vida aceptable, o cualquier cosa que degrada los papeles tradicionales de marido y esposa. Si tú tienes dificultad en alcanzar esto, la televisión y las calles estarán muy contentos de ayudarte.

11. Sé tan ansioso de ser el amigo de tus hijos de tal manera que tú nunca contradigas una mala idea que ellos tienen.

12. Evita las actividades familiares que podían esforzar sus relaciones familiares. En cambio, permíteles hallar o inventar sus propias diversiones, aun si se involucran en actividades que son peligrosas y pecaminosas.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén