¡ DIOS NUNCA FALLÓ Y NUNCA FALLARÁ !

La Palabra de Dios es absolutamente segura y confiable. La fidelidad de las Escrituras sobrepasa nuestro entendimiento. Lo que Dios dijo, lo cumplirá. Vea lo que nos dice el primer libro de los Reyes: " Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado " ( 1 Reyes 8,56) .

¿Cuándo falló Dios? ¿ Alguna vez Él falló en cumplir ? Cuando prometió algo, ¿alguna vez dejó de dar ? Dios es fiel, y su Palabra es fiel. ¡Dios nunca falló y nunca fallará ! Errar es algo humano; el hombre falla, pero Dios es divino. " Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos" ( 1 Timoteo 4,9).

La escatología es el estudio de las profecías y de los acontecimientos del fin. Cuando estudiamos escatología, percibimos la veracidad y la fidelidad de la Palabra de Dios y cuán confiable es. Todo se ha cumplido delante de nuestros ojos; los hechos relacionados a la nación de Israel y a la Segunda Venida de Cristo. Todo se está cumpliendo exactamente como Él nos dijo. Confiar en la Palabra de Dios es un mandato para nosotros. La Escritura dice: " Tus testimonios son muy firmes; oh Jehová, por los siglos y para siempre " ( Salmo 93,5).

Cuando los constructores van a edificar una casa, un edificio o un puente, primero arman las bases, uniendo el cimiento y los hierros con concreto para que haya un fundamento. La construcción está fundada en las columnas que se entierran y que son lo suficientemente firmes como para soportar el peso de las paredes. La base es sólida y está firme para que la construcción permanezca.

La Biblia es nuestra base y fundamento. Ella está firme como una columna espiritual enterrada, sólida y profunda en nuestro corazón para soportar cualquier problema o adversidad que podamos enfrentar. Ella nos hará permanecer para siempre, no importa lo que venga hoy o mañana. " Las obras de sus manos son verdad y juicio; fieles son todos sus mandamientos" ( Salmos 111,7). La Biblia dice que todas sus leyes, mandamientos y promesas son fieles. Las palabras del Señor son dignas de fe, son leales, seguras, exactas, verídicas y no fallan. El libro del profeta Ezequiel nos afirma una vez más esta verdad: " Porque yo Jehová hablaré, y se cumplirá la palabra que yo hablé; no se tardará más, sino que en vuestros días, oh casa rebelde, hablaré palabra y la cumpliré, dice Jehová el Señor " ( Ezequiel 12,25).

Si Dios prometió algo, lo cumplirá. Si confiamos, Él lo hará, aunque pasen el cielo y la tierra.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén