DIEZ MANDAMIENTOS DE UNA ESPOSA.

1) Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente; y ama a tu marido como a ti misma.

2) No te hagas ídolo de tu marido, sino ámalo, hónralo, respétalo y somételo como al Señor.

3) No tomes el nombre de tu marido en vano, por chismes, calumnia, criticas, quejas ni burlas; sino bendícelo en público y también en privado.

4) Trabaja con diligencia como el Señor y tu marido te dirigen, no según tus propias ideas de lo que debes hacer. No seas tan ocupada con tus quehaceres que descuidas pasar tiempo solo diariamente con Dios. Durante tu tiempo de oración, ora con diligencia por tu marido. Se dispuesta "regocijar con él" cuando tu marido te pide intimidad. Y pon tu trabajo y tus ganas al lado.

5) Honra a tu padre y a tu madre, pero no levantes sus posiciones o opiniones sobre las de tu marido.

6) No aborrezcas ni te resientas con tu marido, sino da perdón, misericordia y amor siempre.

7) No cometas adulterio, ni pienses con lujuria hacia otro varón, sino da gracias a Dios por tu marido y sé agradecida con el.

8) No robes a tu marido. No robes a tu matrimonio por amenazar el divorcio. Ni robes a tu esposo por dejarlo solo continuamente. Ni robes su tiempo por poner demandas innecesarias sobre él. Ni robes su gozo por murmurar. Ni robes su paz por hablar sin fin. Ni robes miradas de otros varones por llevar ropa sensual para causarlos pecar. Esto defrauda al marido de una esposa honorable, defrauda el otro hombre de pensamientos puros, y defrauda la esposa del otro de la fidelidad de su marido.

9) No mientas a tu marido, sino habla la verdad en amor. Practica una conducta casta y respetuosa.

10) No codicies el marido de otra mujer, ni su casa, hijos, amigos, ropa, figura, bienes, talentos y dones, ministerio o otra cosa que le pertenecen; sino esté satisfecha con todo que Dios te ha dado.

Textos bíblicos que fortalecen estos mandamientos: Éxodo 20:1-17; Mateo 22:36-40; 1 Pedro 3:1-6; Efesios 4:15, 29; Efesios 5:22-24, 33; Proverbios 19:13; Mateo 5:21-24; Mateo 5:27-30; Filipenses 4:11; Lucas 12:15.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén