Donar

NO PERMITAS QUE EL DIABLO TE ROBE TUS BENDICIONES.

Número 1518

ImprimirCompatir por email

A nosotros los cristianos nos quedan pocos días en esta tierra. Satanás es conocedor de esto, y ésta es la razón por la cual se nos quiere arrancar de raíz la fe. Son muchos los cristianos en el mundo que se están dejando maltratar la fe, y una fe maltratada no va muy lejos. Judas nos aconseja diciendo: " Queridos hermanos, he sentido grandes deseos de escribirles acerca de la salvación que tanto ustedes como yo tenemos; pero ahora me veo en la necesidad de hacerlo para rogarles que luchen por la fe que una vez fue entregada al pueblo santo" (Judas 1).

Judas nos habla de una contienda, una lucha, una guerra, por la fe que se nos entregó una vez. Es importante que notemos como Judas ruega, exhorta, a que cuidemos la fe a como de lugar. Si nosotros perdemos la fe, perdemos todo en la vida cristiana. Porque sin la fe es imposible agradar a Dios. Los dones y frutos del Espíritu Santo corren peligro si no hay una fe vigorosa.

Judas pone de relieve la relación importante entre la doctrina correcta y la fe verdadera. No debe comprometerse la verdad de la Biblia, ya que ésta nos da datos verídicos acerca de Jesús y la salvación. La Biblia es inspirada por Dios y nunca se le debe tergiversar ni cambiar. Cuando se le tergiversa, llegamos a confundir lo correcto con lo erróneo y perdemos la visión del único camino que nos conduce a la vida eterna.

La fe es lo primero que se nos entrega cuando nos convertimos y es lo último que dejamos cuando somos arrastrados al mundo de pecado. Por la fe comenzamos a creer y sin la fe empezamos a dudar. Es por la fe que comenzamos a ver las maravillas de Dios. Es por la fe que comenzamos a agradar a Dios y sin la fe dejamos de hacerlo. Es por la fe que nos convertimos en auténticos creyentes y sin la fe nos convertimos en pobres y ciegos incrédulos. Es por ella que nos acercanos a Dios y sin ellla, nos alejamos de Él. Es por la fe que ganamos todos y sin ella, perdemos todos. Por la fe vemos a Dios y sin ella, se nos ausenta.

Judas es claro; cuando algún maestro pretende tener una revelación más allá y por encima de lo que se encuentra en la Biblia, lo debemos rechazar sin más. La exhortación es a ser movidos a contender ardientemente por la fe. Es el tiempo de la bendición de Dios, es el momento de recoger la cosecha, es la oportunidad para recibir, porque el cielo ha abierto sus puertas. ¡Sí! Hay que contender contra Satanás y sus huestes malignas, que quieren arrebatar las bendiciónes a la Iglesia.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderón@casadeoracióncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema
Busca tratados con contenidos similares

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008