DISCREPANCIAS ENTRE LA BIBLIA Y EL LIBRO DEL MORMÓN

Hay muchas contradicciones entre la enseñanza del Libro de Mormón y la Biblia. Se pueden mencionar algunas de ellas: 1. El Libro de Mormón enseña que los niños pequeños no son capaces de pecado porque no tienen una naturaleza pecaminosa (Moroni 8:8). En contraste, la Biblia en el Salmo 51:5 enseña claramente que tenemos una naturaleza pecaminosa desde nuestro nacimiento: "He aquí en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre" (esto no significa que los que mueren en infancia están perdidos).

2. El Libro de Mormón enseña que la piel negra es una señal de la maldición de Dios, de manera que gente de piel blanca se consideran moralmente y espiritualmente superior a la gente de piel negra (2 Nefi 5:21). En contraste, la Biblia enseña que Dios "de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres" (Hechos17:26), que en Cristo, las distinciones de la étnica, el género y la clase social son borradas (Gálatas 3:28), y que Dios condena el favoritismo (Santiago 2:1).

3. El Libro de Mormón enseña que, "es por la gracia que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos" (2 Nefi 25:23; vea también Moroni 10:32). En contraste, la Biblia enseña que

aparte de Cristo estamos muertos en el pecado (Efesios 2:1,5) y que carecemos de la habilidad de hacer cualquier cosa para merecer perdón y vida eterna. La salvación está enteramente por la gracia (Efesios 2:8-9; Romanos 11:6; Tito 3:5-6), no por la gracia más las obras. Los buenas obras son un resultado, no la base, de una relación con Dios (Efesios 2:10).

4. El Libro de Mormón enseña que la desobediencia de Adán y Eva en comer la fruta prohibida era necesaria de modo que solo así pudieran tener niños y traer alegría a la humanidad (2 Nefi 2:23-25). En contraste, la Biblia declara específicamente que la transgresión de Adán era un acto de rebelión pecaminoso que soltó el poder del pecado y de la muerte en el mundo perfecto del Dios (Romanos 5:12; 8:20-21). No hay apoyo bíblico para el punto de vista de que Adán y Eva podrían cumplir solamente con el mandato "fructificad y multiplicaos " (Génesis 1:28) por medio de su desobediencia al mandato de Dios con respecto a la fruta prohibida (Génesis 2:17).

Las contradicciones entre el Libro de Mormón y la Biblia constituyen un obstáculo muy serio para aceptar el Libro de Mormón como escritura de estos últimos días suplemental a la Biblia.

 

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén