LOS MORMONES.

Juan 8, 31-32 dice: " Si ustedes se mantienen fieles a mi palabra, serán de veras mis discípulos; conocerán la verdad, y la verdad los hará libres ".

 

De dos, con su corbatita bien ajustada, a pie o en bicicleta, bajo un sol implacable o una lluvia insistente, andan recorriendo ciudades y aldeas a lo largo y a lo ancho de diferentes países.

 

Son jóvenes entusiastas y bien educados, que entregan su vida al servicio de Su Iglesia, que se llama la "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días", comúnmente llamados " mormones".

 

No reciben paga alguna. Todos los gastos son costeados por los mismos interesados, sus familias o por el grupo al que pertenecen. Mediante este servicio gratuito a su Iglesia quieren manifestar su fe en los grandes ideales del fundador, José Smith (1805-1844), y en la misión y destino de su obra.

 

Los mormones ya están presentes en más de 50 países y cuentan con más de 6 millones de adeptos, de los cuales un millón y medio viven en América Latina. 

Se dice que su expansión se debe a la ignorancia bíblica que tiene la gente de hoy día y, que lamentablemente están ingresando a un lugar con profundos errores en su historia, doctrinas y prácticas.

 

Es por ello, que doy inicio a una serie de tratados bíblicos, para que antes de que se tome una decisión, al menos, se tenga la oportunidad de conocer acerca del barco que se pretende abordar, para después evitar amargas decisiones que inclusive van a trascender con el destino eterno.

 

Y si alguien ya dio el paso sin pensarlo antes ni siquiera con la opción de tener un conocimiento bíblico, mi intención es que trate de recapacitar al descubrir el lío en que se metió, al integrarse a un grupo que argumenta características de única y verdadera iglesia, oponiéndose a la única iglesia fundamentada sobre la roca, que es Cristo.

 

¿ Sabía usted que los Mormones son politeístas, o sea, que creen en muchos dioses ?; ¿ Sabía usted que los Mormones creen que la verdadera iglesia no es que la Jesucristo fundó, sino la que fundó José Smith ? Estos y otros elementos contradictorios a la Biblia estudiaremos.

 

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com    

   ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén