UN PACTO CON LOS OJOS. PARTE I

 

Job 31,1-7: “ Yo me impuesto la norma de no codiciar ni siquiera a las solteras (versículo 1, versión popular). En la Reina Varela 1960 dice: “Hice pacto con mis ojos; ¿ Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen ?.  El versículo 2, versión popular dice: ¿Cuál es la recompensa que el Todopoderoso da a cada  hombre desde lo alto del cielo ? En la Reina Varela 1960 dice: “Porque ¿ qué galardón me daría de arriba Dios, y que heredad el Omnipotente desde las alturas? (v.3) ¿ No es acaso al malvado y pecador a quien corresponde la desgracia ?  (v-4) ¿O es que Dios no ve lo que hago ni observa cada uno de mis pasos ? (v.5) Juro que nunca he procedido con malicia ni he intentado engañar a nadie. (v.6) ¡Que Dios me pese con balanza justa, y se convencerá de mi inocencia ¡ (V.7) Si me desviado del camino recto, si me dejado llevar de la codicia, si algo ajeno se ha encontrado en mi poder,  (V.8) que otros se coman lo que yo he sembrado y arranquen de raíz lo que planté “.

El capítulo 31 es un bosquejo de los principios que regulaban la vida privada de Job. Demuestra su castidad, haciendo “pacto con mis ojos”. (versículo 1) Caracterizaban su vida también la sinceridad, la pureza, la fidelidad al voto matrimonial, la benevolencia, libre de codicia e idolatría y de pecados secretos. Es un sumario de los principios éticos de Job. “Péseme Dios en balanzas de justicia”. (versículo 6) Dios pesa los motivos que impulsan las acciones.

Cuando Job hace un pacto con sus ojos, reconoce sabiamente que los ojos son la principal fuente de tentación. El versículo 7 dice: “ Si mis pasos se apartaron del camino, si mi corazón se fue tras mis ojos,..”. Job reconoció el poder de sus apetitos sexuales. Catalogó los pasos de la lujuria desde “mirar a una virgen” (31,1), hasta permitir que el corazón siguiera los ojos (31,7) y finalmente, dejarse seducir por una mujer y hacer planes para poseerla: “Si fue mi corazón engañado acerca de mujer, “ (31,9).

¡ Qué extraordinario es poder ver como Job ! El Espíritu Santo quiere que veamos a las personas y los pueblos, no como son ahora; sino, que los visualicemos a la luz de lo que pueden ser en Dios cuando Él ponga su mano sobre ellos y transforme sus vidas. Verlos superando su adicción a las drogas. Verlos más allá de sus sórdidas vidas. Verlos más allá de la suciedad y el pecado, y verlos a la luz de lo que pueden ser en Cristo. Por fe, puedo ver una nueva criatura en Jesús.

 

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

      ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén