¡ EL REGRESO DE CRISTO !

Hay una fuerza, un poder no visto que trabaja en la Tierra. Es un poder que ningún hombre puede evadir o ignorar. Hablo del poder del Espíritu Santo. Él es el administrador de Cristo en la Tierra. Él fue enviado para llenar de poder a los justos y convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

El Espíritu Santo conoce exactamente por qué el Señor no ha venido todavía. Esto es porque nuestro Señor es paciente. Él es paciente hacia los pecadores, dispuesto para que ninguna persona perezca. En su misericordia, él espera por el arrepentimiento del más vil pecador. Y por esa misma razón es que el Espíritu Santo no retrocede en su tarea. Usted puede mofarse de Él o tratar de ponerlo a un lado, pero el Espíritu viene una y otra vez, convenciendo de pecado y revelando la verdad de Cristo.

Considere el profundo clamor del hombre o la mujer que ama su aparición. "Entonces lo veremos cara a cara. Lo contemplaremos" (vea 1 Corintios 13:12). La venida de Cristo no debe perturbarlo. Debe emocionarlo. Si usted realmente ama a alguien, desea estar cerca de esa persona. ¿Puede imaginarse lo que será para Jesús, llamarlo por su nombre ?

Imagine una pareja recién casada y el esposo es llamado lejos por un período largo, quizás por negocios u otros asuntos. Le dice a su esposa: "Regresaré, pero no sé cuando. Aquí está la dirección donde puedes encontrarme".

Por los primeros años esa esposa escribe a menudo a su esposo, con hermosas cartas de amor. Sin embargo, ella nunca le dice: "Por favor, ven pronto". Pasan diez años, después veinte, y ella le escribe cada vez menos. Pero ella nunca le dice: "Ven rápidamente; te lo suplico. Necesito tus abrazos, necesito ver tu cara. Oro por tu pronto regreso".

Este es un cuadro de la Iglesia de hoy. ¿Cómo podemos decirle a Cristo que lo amamos y lo extrañamos, si nunca oramos para que venga por nosotros? ¿Cómo es que nunca podemos expresarle que debe volver pronto y llevarnos con Él, para que así podamos estar en su constante compañía? ¿Cómo es que no podemos decirle: "Ya no puedo seguir manejando esto sin que estés aquí? No quiero estar alejado de ti".

En medio de estos tiempos, oigo a Jesús decir: "Ciertamente vengo en breve". Y oigo a la novia de Cristo contestar: "¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!" (Apocalipsis 22:20).

 

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén