AVIVAMIENTO EN EL NUEVO TESTAMENTO.

En el Nuevo Testamento, encontramos una serie de pasajes donde se habla de la esencia del Avivamiento.

MATEO 3, 11-12 dice: " Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará". El Avivamiento trae fuego por predicar, y pasión por las almas perdidas.

 HECHOS 2, 41 y se convirtieron en aquel día 3000 mil. El Avivamiento trae fruto, la gente se convierte a Jesucristo.

HECHOS 2,17-21 Se cumple la profecía de Joel que derramaría el Espíritu Santo sobre toda carne. El avivamiento toca a todas las personas de todas las esferas sociales, culturales y económicas.

HECHOS 17, 8: Alborotaban al pueblo y a las autoridades de la ciudad, oyendo estas cosas. El Avivamiento trae impacto hacia tu ciudad, el poder de Dios es evidente.

HECHOS 5, 15: sacaban a los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro a lo menos su sombra cayese sobre algunos de ellos, eran sanados. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados. El Avivamiento trae poder de Dios, milagros y sanidades sobrenaturales.

TITO 2, 7: " Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras en enseñanza, mostrando integridad, seriedad, palabra sana, de modo que el adversario se avergüence y no tenga nada malo que decir de vosotros". El Avivamiento trae Santidad.

Los Avivamientos son parte de nuestra fe, son evidencia del gran mover de Dios, al escuchar sobre ellos, nos llenamos de hambre por el poder de Dios... pero no podemos vivir del pasado, es tiempo de levantarnos, y ser parte de como Dios cambiará este país... de todas maneras Dios lo hará con o sin nosotros...

Como hijos de Dios, debemos orar para que Él descienda y nos traiga Su liberación. Debemos pedir que Él haga llover Su presencia.

 

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén