DIOS QUIERE USARTE COMO VID EN MEDIO DE LAS NACIONES.

El Espíritu Santo está llamando a la Iglesia para que sea su testigo y para que destroce en el mundo entero, todas las obras de Satanás: " El Señor me llamó desde antes de que yo naciera; pronunció mi nombre cuando aún estaba yo en el seno de mi madre. Convirtió mi lengua en espada afilada, me escondió bajo el amparo de su mano, me convirtió en una flecha aguda y me guardó en su aljaba.... yo haré que seas la luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra " (Isaías 49, 1-6).

"Entonces los árboles le pidieron a la vid que fuera su rey. Pero la vid les dijo que no, pues para ser rey de los árboles tendría que dejar de dar su vino, el cual sirve para alegrar tanto a los hombres como a Dios" (Jueces 9,12-13).

La vid es una planta trepadora que produce la uva. Gozaba de mucho aprecio entre los israelitas. Viene a ser un sinónimo de un estado ideal de paz y prosperidad: " Mientras Salomón vivió, los habitantes de Judá, desde Dan hasta Beerseba, vivieron tranquilos, cada cual debajo de su parra y de su higuera " (1 Reyes 4,25). "Cuando llegue ese día, podrán convidarse unos a otros a disfrutar de paz a la sombra de sus vides y sus higueras" (Zacarías 3,10).

Se cultivaban plantíos de uvas. En el Antiguo Testamento, se presenta a Israel como una viña (Ezequiel 17,1-10, 19,10-14), siendo Dios el dueño (Isaías 5,1-7; Jeremías 2,21; Oseas 9,10). De ella surge el vino, quien formó parte importante del comercio de Israel. Era usado como medicina para diversas enfermedades: "Pablo recomienda a Timoteo: " Ya no bebas agua, sino usa un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades" (1 Timoteo 5,23). Se usa como elemento de bendición. Melquisedec sacó pan y vino cuando bendijo a Abraham (Génesis 14,18). Se usó en la última cena por Jesús (Lucas 22,17-22).

Dios te quiere usar en las naciones como su vino de bendición. Él quiere mostrar a través tuyo, Su reino de paz y cuidado. Dios quiere llevarte a aquellas almas perdidas que no forman parte de su rebaño. Dios quiere usarte a través de tus manos, para llevar Su sanidad. El Señor te quiere usar como instrumento de bendición en medio de los pueblos. Dios te quiere usar en el mundo entero, para que a través de su Cena (Memoria de Su muerte y Resurección), miles de almas vean el poder santo de Su sangre y de sus llagas.

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén