DIOS QUIERE USARTE COMO HIGO EN MEDIO DE LAS NACIONES.

El Espíritu Santo está llamando a la Iglesia para que sea su testigo y para que destroce en el mundo entero, todas las obras de Satanás: " El Señor me llamó desde antes de que yo naciera; pronunció mi nombre cuando aún estaba yo en el seno de mi madre. Convirtió mi lengua en espada afilada, me escondió bajo el amparo de su mano, me convirtió en una flecha aguda y me guardó en su aljaba.... yo haré que seas la luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra " (Isaías 49, 1-6).

"Entonces los árboles le pidieron a la higuera que fuera su rey. Pero les dijo que no, pues para ser rey de los árboles tendría que dejar sus dulces y sabrosos HIGOS " (Jueces 9,10-11).

Dios quiere que tú seas HIGO, en medio de las naciones. Se usa su fruto, el higo, el cual puede comerse fresco o en forma seca (1 Samuel 25,18). También se hacen tortas de higos (1 Crónicas 12,40). Se narra el uso de higos en cataplasma para curación de diviesos o llagas (2 reyes 20,7). Produce frutos durante diez meses al año. Se compara a un estado ideal de paz y prosperidad (1 Reyes 4,25; Zacarías 3,10). Da muy buena sombra. Está contemplada dentro de las características de la tierra prometida que "era tierra de trigo y cebada, de vides, higueras ...." (Deuteronomio 8,8).

Desde la antigüedad se aprecia por su fruto y su frondosa sombra. Con frecuencia la higuera o el higo aparecen en las profecías de desastres inminentes para Israel (Jeremías 5,17; 8,13; Oseas 2,12; Joel 1,7; Amós 4,9). Vemos también la acción de maldecir la higuera cuando no se da fruto (Mateo 21,18-21; Marcos 11,12).

Dios te ha escogido para que siempre seas una persona productiva, de éxito. Dios te ha llamado para que des fruto en abundancia. El Señor quiere que tú maldigas las obras sin fruto de Satanás que destrozan la familia, que invitan a vivir en la miseria, que llevan las almas directo al lago de fuego y azufre. Dios te ha llamado para que a través de los actos proféticos veas su poder sanador, como el Dios viviente que es, como en el caso referido en 2 Reyes 20,7 con respecto a la sanación de diviesos o llagas, a través del uso de higos. Dios te ha llamado para que lleves un gobierno divino de paz y prosperidad hasta los lugares más alejados. Dios te ha llamado para que seas tierra DE BENDICIÓN. Hoy te invito a confesar: ¡ SOY HIGO DE DIOS PARA TODAS LAS NACIONES ! .

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén