DIOS QUIERE USARTE COMO OLIVO EN MEDIO DE LAS NACIONES.

El Espíritu Santo está llamando a la Iglesia para que sea su testigo y para que destroce en el mundo entero, todas las obras de Satanás: " El Señor me llamó desde antes de que yo naciera; pronunció mi nombre cuando aún estaba yo en el seno de mi madre. Convirtió mi lengua en espada afilada, me escondió bajo el amparo de su mano, me convirtió en una flecha aguda y me guardó en su aljaba.... yo haré que seas la luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra " (Isaías 49, 1-6).

" En cierta ocasión los árboles quisieron tener rey, y le pidieron al olivo que fuera su rey. Pero el OLIVO les dijo que no, pues para ser rey de los árboles tendría que dejar de dar aceite, el cual sirve para honrar tanto a los hombres como a Dios". (Jueces 9,8-9).

Dios quiere que tú seas OLIVO, en medio de las naciones. El aceite es el líquido graso que se saca de frutos y semillas. Se derramaba aceite sobre un objeto para santificarlo o expresar que era algo especial. Así, Jacob derramó aceite a la piedra sobre la cual durmió (Génesis 28,18). Formaba parte del culto en el templo (Éxodo 25,6), como combustible para alumbrar en el candelero (Éxodo 27,20), para preparar panes sin levadura  (Éxodo 29,2), para derramarlo sobre la cabeza del sacerdote al ser consagrado (Unción) (Éxodo 29,21), en el rito de limpieza de un leproso (Levítico 14,16). La abundancia de aceite era signo de la bendición de Dios (Deuteronomio 7,13). Los sacerdotes y reyes eran ungidos con aceite (1 Samuel 10,1; Salmo 133,2). Se usaba con fines cosméticos y medicinales. Para suavizar la piel se preparaban ungüentos. Era signo de gozo y bienestar (Salmo 23,5; 92,10; Hebreos 1,9). Se usaba para curar heridas (Isaías 1,6; Lucas 10,34). Se ora por los enfermos ungiéndoles con aceite (Santiago 5,14). El aceite simboliza al Espíritu Santo.

Dios quiere derramar a través tuyo Su unción. Quiere implantar Su verdadero culto, Él quiere que se le adore en Espíritu y en verdad. El Señor quiere usarte como combustible de fuego, poder y amor para que le conozcan las almas perdidas. El Señor te ha escogido para que lleves el poder del Evangelio a reyes, presidentes, gobernadores, jefes de estado, altas autoridades y los consagres como reyes, pero del Señor de Señores. El Señor quiere usarte para llevar Su sanidad, para que ministres gozo y bienestar, para que sean sanados los corazones desbaratados y triturados por el dolor y la miseria. El Señor te quiere como OLIVO.

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén