ATANDO AL HOMBRE FUERTE DESDE EL CIELO. PARTE II

Viene del tratado anterior....... En la misma frase que Jesús dijo que edificaría su iglesia, agregó: " Y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". Satanás se levantaría y desataría todos los demonios del infierno en un intento de evitar la evangelización del mundo y el crecimiento de la iglesia. El diablo trataría de trabar la difusión del evangelio, pero no tendría el triunfo final. 3- EL REINO HA VENIDO: " Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos " (Mateo 16,19). Esta no fue una nueva revelación para los discípulos porque Jesús había predicado el reino desde el primer día, y ellos mismos lo habían hecho. Ahora por primera vez Jesús conecta el reino con la Iglesia, y directamente con la guerra espiritual envuelta en el crecimiento de ella. Las puertas del infierno constantemente opondrían obstáculo a la expansión del evangelio, pero no podrían prevalecer. ¿ Cómo se podrían abrir ?

Jesús dijo a sus discípulos: " Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos " (Mateo 16,19). Esto significa que los discípulos serían los agentes primordiales que moverían el reino de Dios a través de estas formidables puertas del enemigo. Él proveería los recursos para esa tarea, pero el uso de estos recursos quedaría a discreción de los discípulos.

¿ Cuales son entonces las llaves que tendrían el poder de abrir y penetrar las puertas del infierno ? Tendrían que atar y desatar. " Todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será atado en los cielos " (16,19). Atar y desatar se relacionan directamente con el avance del reino de Dios a tarvés del alcance de los discípulos de Jesús, sean los del primer siglo o los del siglo veinte.

Dicen los eruditos griegos que hay una traducción más literal del original griego con el texto: " Todo lo que atares en la tierra será atado en el cielo" . La traducción más literal sería: " Todo lo que atares en la tierra se habrá atado en los cielos y todo lo que desatares se habrá desatado en los cielos. Esto significa que existe una sincronización entre las actividades en la tierra y las de los cielos. Y establece la secuencia crucial: Primero en los cielos, luego en la tierra.

Esto nos recuerda una vez más la absoluta necesidad de oír directamente de Dios en el ministerio de la guerra espiritual. Podemos atar al enemigo desde las alturas celestiales.

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén