EXPULSANDO DEMONIOS POR EL DEDO DE DIOS. PARTE II

Continuación del tratado anterior.... JESUCRISTO DERROTÓ AL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO. Muchas veces hemos dicho este verso bíblico como señal de consuelo: " Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo " (Juan 16,33). ¿ Qué quiso decir Jesús ? Que Cristo invadió el reino de Satanás aquí en la tierra y lo venció. En Juan 12,31 dice: " Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera ". Jesucristo surgió claramente como ganador.

Muchos años después de que Jesús muriera en la cruz, resucitará y ascendiera al cielo, Pablo se refirió a Satanás como " el dios de este siglo" ( 2 Corintios 4,4). Esto debería hacernos conciencia de que la guerra espiritual contra las fuerzas de Satanás no se acabó con la victoria de Jesús en la cruz del Calvario. Esta lucha abarcaba cualquier época y cualquier lugar.

LA OTRA REFERENCIA DE NIKAO DE JESÚS EN EL NUEVO TESTAMENTO es en Lucas 11,21-22: " Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín ".

Lucas 11 es un capítulo acerca de demonios, comenzando con el versículo 14, donde Jesús echó fuera un demonio de un hombre mudo, y este habló: Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló.

Un grupo de fariseos observaba cuidadosamente a Jesús. A los fariseos no se les identifica en Lucas 11,15: " Pero algunos de ellos decían: Por Belcebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios ", pero aprendemos quiénes eran del relato paralelo de Mateo 12,24: " Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Belcebú, príncipe de los demonios" . Estos fariseos, enemigos de Jesús, lo seguían y trataban de acumular evidencias para acusarlo y arrestarlo. Cuando vieron y oyeron hablar al mudo por primera vez en su vida, no hubo dudas en sus mentes, ni en las de ningún otro de los que miraban, de que Jesús había obrado con extraordinario poder. La obvia pregunta que se hicieron los fariseos fue: ¿ Dónde obtuvo tal poder?.

Continúa próximo tratado......

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén