DIOS NO INSTITUYÓ MATRIMONIOS GAY-LÉSBICOS.

Ante el debate que se da en hoy en día entre sectores ideológicos cristianos que favorecen las prácticas homosexuales, es importante examinar la ética sexual bíblica, porque de ahí parte cualquier juicio que nosotros podamos hacer de lo que sean comportamientos sexuales, incluyendo la homosexualidad.

La Biblia dice en Génesis 1: 27-28: " Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla..... ". En Génesis 2: 18 y versículo 24 seguimos leyendo: "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él....Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne".

La unión entre un hombre y una mujer, que se menciona en el Génesis, es el único modelo para el comportamiento sexual que es promovido y elogiado, tanto en el Antiguo, como en el Nuevo Testamento. Aunque otras formas de comportamiento fueron introducidas y toleradas en el Antiguo Testamento (como la poligamia y el uso de concubinas ), la relación monógama entre marido y mujer es el estándar ideal que sostiene la Biblia. No existe un solo lugar en la Biblia en donde se hable en forma positiva del homosexualismo, en todas las instancias, la connotación siempre es negativa, pecaminosa.

El matrimonio no es una unión cualquiera entre personas humanas. Ha sido fundado por el Creador, que lo ha dotado de una naturaleza propia, propiedades esenciales y finalidades. Ninguna ideología puede cancelar del espíritu humano la certeza de que el matrimonio en realidad existe únicamente entre dos personas de sexo opuesto, que por medio de la recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus personas. Así se perfeccionan mutuamente para colaborar con Dios en la generación y educación de nuevas vidas.

No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia. El matrimonio es santo, mientras que las relaciones homosexuales contrastan con la ley moral natural. Los actos homosexuales, en efecto, «cierran el acto sexual al don de la vida.

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén