HOMOSEXUALISMO E IDOLATRÍA.

Ante esta avalancha publicitaria, los cristianos nos estamos acostumbrando peligrosamente a mirar como normal una conducta desviada que Dios censura abierta y claramente en su palabra. Se nos dice que se trata nada más que de un simple "incidente" y hasta se pretende hacernos pensar que hay "homosexuales buenos", los "no practicantes" y "homosexuales malos", los "practicantes".

"No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel" [Deuteronomio 23:17]. Dios no los califica si acaso son sodomitas completos, sodomitas a medias o sodomitas-apenas. Dice concretamente: "ni haya sodomita...".

La sodomía también se presenta en estrecha asociación con la idolatría, de modo que vemos a los reyes de Judá, que cuando actúan rectamente ante los ojos de Dios, combaten tanto la una como la otra. Asa, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos de Dios: "porque quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho." [1 Reyes 15:12]; y su hijo Josafat, que: "anduvo en todo el camino de Asa su padre, sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos de Jehová" [1 Reyes 22:43], "barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa" [1 Reyes 22:46].

El origen del homosexualismo está en el abandono de Dios, en el no tomarlo en cuenta. En que habiendo conocido a Dios, no se le da el honor que merece ni se obedece su voluntad. La Palabra de Dios, según Pablo, en el primer capítulo de su epístola dirigida a los romanos, que eran expertos practicantes en esto de la homosexualidad, nos explica claramente como este es un proceso que empieza por ignorar a Dios, pasa por la idolatría, y continúa por la desviación de las inclinaciones naturales, que se reorientan hacia los de su mismo sexo: "Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios,...... Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles....Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres,...." [Romanos 1:21-27].

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén