LA HOMOSEXUALIDAD NO ES BUENA, SINO ABOMINABLE A LOS OJOS DE DIOS.

"¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! [Isaías 5:20-23].La homosexualidad está de moda; los medios de prensa, y sobre todo la televisión, tratan de embaucarnos cada día con la idea de que la homosexualidad es moralmente neutra, que quienes la practican no merecen nuestra desaprobación, y que incluso les debemos reconocer el derecho a practicar libremente sus inclinaciones y hasta realizan desfiles y manifestaciones públicas exigiendo libertad para dar rienda suelta a sus instintos, una libertad que ni siquiera el resto de las personas nos atreveríamos a reclamar para nosotros mismos. En resumen, tratan de convencernos de que lo bueno es malo y lo malo es bueno.

El Señor dice derechamente: No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel" [Deuteronomio 23:17].

Dios no los califica si acaso son sodomitas completos, sodomitas a medias o sodomitas-apenas. Dice taxitamente: "ni haya sodomita...".

Pero no solamente prohíbe todo tipo de sodomía, sino que además la califica como abominable, es decir, que siente aversión por ella, la aborrece, la condena y la maldice enérgicamente. "Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel" [1 Reyes 14:24]. La pone en un mismo plano con el bestialismo, al que califica de perversión: No te echarás con varón como con mujer; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es perversión." [Levítico 18:22,23].

Hay esperanza: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores , Cristo murió por nosotros. por él seremos salvos de la ira" [Romanos 5:8,9].

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén