EL VERDADERO LUGAR DE MARÍA

Algunos cristianos la endiosan. Otros la menosprecian. Nosotros creemos que es, conforme dice la Escritura, muy favorecida y bendita entre las mujeres, porque halló gracia delante de Dios.

También es cierto que María representa a la Iglesia en tanto Cristo se forma en nosotros como se formó en ella. Asimismo, fue dada como madre a Juan mientras nosotros recibimos como Madre a la Iglesia o Jerusalén celestial, (Gálatas 4:21-31). María acepta que Jesús sea formado en ella. Así también la Iglesia. María lleva un oprobio por esa causa. Se murmuró a veces contra ella, y corrió riesgos por esto. Así también la Iglesia. María se abstiene temporalmente de algunos placeres y derechos, por causa del Hijo de Dios. Igual la Iglesia. Sin embargo, podríamos decir que María está más identificada con Israel que con la Iglesia neotestamentaria, pues su rol es materno, en tanto que el lugar de la Iglesia es el de Novia o Esposa.

Nuestra amada hermana María, la madre de nuestro Señor, es ejemplar porque ella hizo la voluntad del Padre. Por esto se reconoce como sierva del Señor: Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia". (Lucas.1:38).

Recordamos sus palabras animándonos a obedecer a Cristo: "Haced todo lo que os dijere" ( Juan 2:5).

Y aunque el Concilio de Èfeso le dio a María el titulo de "Theotokos", o portadora de Dios, esto no tiene la idea de que ella es el origen de Dios o cosa parecida, sino que fue simplemente a quien Dios usó para encarnarse. Dios se encarnó en Cristo, no en María. Por lo tanto no debemos ver a María como un ser divino o tan excelsa que deba rendírsele culto o llegar a llamarle "madre de Dios". Podemos recordarla con cariño y honrar su memoria, pero recordando que para el Señor lo más importante es que permanezcamos en su Palabra. Eso es para él la señal de un verdadero y perdurable parentesco.

Es una blasfemia y una desviación mental afirmar que puede ser madre de Dios. Dios es el Eterno. Usted sabe que hay un solo mediador entre Dios y los hombres. Cuando la Biblia aclara esto en 2 Timoteo 2:5, afirma que se trata de "Jesucristo hombre".

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén