¿NACIÓ LA VIRGEN MARÍA SIN PECADO ? PARTE 3

Los católicos afirman que la creencia de la Inmaculada concepción de María se enseña en las Escrituras en la Anunciación, particularmente el anuncio del ángel Gabriel a María referente a la encarnación de Cristo: "Salve, LLENA DE GRACIA , el Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres" (Lucas 1,28). Esto, dice la Iglesia Católica, revela que María nunca estuvo sujeta a la maldición y que ella era inmune de todo pecado, personal o heredado.

Sin embargo, en Lucas 1,28, el ángel nunca dijo que María era " llena de gracia ", en el sentido de gracia total, que si se aplica a Cristo en Juan 1,14: " Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros LLENO DE GRACIA y de verdad; y vimos su gloria como del unigénito del Padre ". La palabra dirigida a ella por el ángel significa sencillamente agraciada.

Las traducciones del griego original dicen: "¡Salve, muy favorecida ! El Señor es contigo..." (Lucas 1,28). Dios favoreció a María al escogerla para que diera a luz su Hijo, no para preservarla del pecado de Adán. Dios bendijo a María " entre las mujeres " (Lucas 1,28), no "sobre las mujeres". Partiendo de esta base, no es extraño de que la idea de que María no cometió pecado estuviera ausente de los primeros siglos del cristianismo.

María no reclamó para sí el privilegio de ser sin pecado. La propia María no lo creía porque en este Magníficat, ella misma se reconoce pecadora y hace mención de su Salvador. La Virgen María, la más bienaventurada entre todas las mujeres, habló de Dios como " MI SALVADOR", al decir: "Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador " ( Lucas 1,46-47). Si ella no hubiese sido pecadora, no habría necesitado un Salvador.

Al hablar en estos términos de la bendita virgen, no queremos decir que la escogida por Dios no fuese buena y pura entre las mujeres. Sin embargo, no era inmaculada, pues ella misma declara llevar como todos nosotros el estigma del pecado cuando invoca a Dios llamándole " MI SALVADOR ". ¿ Por qué llamó María así a Dios ? Porque ella, de la misma manera que todos los hombres, necesitó salvarse y obtener la vida eterna a través del arrepentimiento y la fe en Cristo Jesús.

Continúa siguiente tratado ................

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén