¿NACIÓ LA VIRGEN MARÍA SIN PECADO ? PARTE 1

El catolicismo afirma que María nunca pecó y, por tanto, era salva desde el momento de su nacimiento ( Catecismo Católico · 491).

La Iglesia Católica enseña que: "Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida" (Catecismo Iglesia Católica #493). Sigue diciendo: "... aceptando de todo corazón la voluntad divina de salvación, sin que ningún pecado se lo impidiera, se entregó a sí misma por entero a la persona y a la obra de su Hijo" (Catecismo Católico #494). "Ella, 'llena de gracia', es 'el fruto excelente de la redención'; desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida" (Catecismo Católico #508; véase también #722).

En 1854, la Iglesia Católica definió formalmente la doctrina conocida como la Inmaculada Concepción. He aquí algunos extractos de la fórmula del dogma de fe que Pío IX proclamó el 8 de diciembre de 1854: " Nosotros, por la autoridad de Jesucristo, nuestro Señor, de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y por la nuestra propia, declaramos, ..... que la virgen María, en el primer instante de su concepción, por una gracia y privilegio particular otorgado por el todopoderoso Dios, .......fue preservada libre de toda mancha del pecado original......." Y continúa con estas palabras: " Dios colmó a María ....de todos los celestiales carismas, sacados del tesoro de su divinidad que... hubo en ella una plenitud de inocencia y de santidad tal, que de ninguna manera se concibe otro mayor, por debajo de Dios y que ninguna inteligencia, excepto la de Dios es capaz de alcanzarla ".

Si usted se está preguntando si la Palabra de Dios enseña esta doctrina, la respuesta es "no". El Catecismo admite que esta es otra tradición de la iglesia. Pero la Biblia identifica a Jesús como el Único que no conoció pecado, no a María: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5,21). La Biblia enseña claramente que, aparte del Señor Jesús, nadie más ha sido como El, sin pecado: "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3,23). "Como está escrito: No hay justo, ni aun uno" (Romanos 3:10). "Todos se desviaron,.......; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno" (Romanos 3,12).

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén