LA IGLESIA VERDADERA. PARTE 1

¿En dónde está la única Iglesia verdadera? ¿Semejante a qué es esta única Iglesia verdadera? ¿Qué son las marcas por las cuales esta única Iglesia verdadera puede ser conocida? Tu bien podrás preguntar tales cuestiones? La única Iglesia verdadera es compuesta de todos los creyentes en el Señor Jesús. Es compuesta de todos los elegidos de Dios - de todos los hombres y las mujeres convertidos - de todos los cristianos verdaderos. En cualquiera que podemos discernir la elección de Dios el Padre, la rociadura de la sangre de Dios el Hijo, y la obra santificadora de Dios el Espíritu, en esa persona vemos un miembro de la Iglesia verdadera de Cristo.

Es una Iglesia en la cual todos los miembros tienen las mismas marcas. Todos ellos son nacidos de nuevo del Espíritu: Todos ellos son poseídos del "arrepentimiento para con Dios, y la fe en nuestro Señor Jesucristo" (Hechos 20,21), y de la santidad de vida y de la conversación. Todos ellos aborrecen el pecado, y todos ellos aman a Cristo. Ellos adoran diferentemente, y según de varias formas; algunos adoran con una forma de oración, y otros con ninguna; algunos adoran en rodillas, y otros en pie; pero todos ellos con un corazón. Todos ellos son guiados por un Espíritu; todos ellos edifican sobre un fundamento; todos ellos sacan su fe de sólo un libro - esa es la Biblia. Todos son unidos a un gran centro - ese es Jesucristo. Todos ellos, aún ahora, pueden decir con un corazón, "¡Aleluya!"; y todos ellos pueden responder con un corazón y voz, "¡Amén, Amén!".

Es una Iglesia que no es dependiente sobre ningún ministro en la tierra, como quiera que sea que ella estima aquellos quienes predican el Evangelio a sus miembros. La vida de sus miembros no cuelga sobre la membresía de la Iglesia, y el Bautismo, y la Cena del Señor -aunque ellos estiman altamente estas cosas, cuando han de ser tenidas.

Pero ella sólo tiene una Cabeza Eminente - un Pastor, un Obispo príncipe - y ese es Jesucristo. Él sólo, por Su Espíritu, admite los miembros de esta Iglesia, aunque los ministros muestran la puerta. Hasta que Él abra la puerta ninguno en la tierra la puede abrir, ni obispos o presbiterios, ni convocaciones, ni sínodos. Deja que una vez el hombre se arrepienta y crea el Evangelio, y en ese momento viene a ser un miembro de esta Iglesia.

Continúa siguiente tratado.....

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén