NUEVO CATECISMO ·1

El 11 de octubre de 1992, fue dado por la Iglesia Católica su nuevo catecismo de 676 páginas que es la primera revisión desde el Concilio de Trento en 1566. Unos tres mil obispos trabajaron por espacio de seis años y estudiaron unas 24,000 enmiendas para producir el documento. La nueva revisión trata de cuestiones tales como el divorcio, la homosexualidad y robar por pagar poco salario. El Papa Juan Pablo II dijo que era un catecismo fiel al evangelio y que era su esperanza que pueda reforzar la presencia de la Iglesia Católica en el mundo.

Con el permiso de mis amigos Católicos y sin el deseo de ofender a nadie, aprovecho esta oportunidad para expresar lo distintiva que era la iglesia original. Confieso que no puedo compartir el regocijo de la Iglesia Católica por su nuevo catecismo como tampoco puedo alegrarme cuando otros grupos religiosos escriben reglamentos, manuales y disciplinas para sus respectivas iglesias. Me siento triste cuando oigo de convenciones y concilios para revisar credos o llevar a cabo votaciones para establecer nuevas leyes para regir a sus feligreses o nuevas doctrinas que hay que creer para no ser expulsado. Lo entiendo como otro desprecio a la Palabra de Dios. Me siento como el profeta Samuel cuando Israel le pidió que le constituyera un rey. Cuando Samuel oró, Dios le dijo, "Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo" (1 Samuel 8,7-8).

Dios nos habla hoy por medio de las páginas de la Biblia, directamente, sin intermediarios. Todo lo que necesitamos saber para poder agradar a Dios está allí presente. El apóstol Pedro nos dice, "Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder" (2 Pedro 1,3). La Biblia habla sobre el divorcio (Mateo 19,1-12); la homosexualidad (Romanos 1,26-27) y robar por pagar poco salario (Santiago 2,6; 5,4). Todo está allí en forma permanente. La Biblia es el Catecismo de Dios. Para ser miembro de la iglesia original, sólo tenemos que obedecer lo que Dios dice en Su palabra. Si deseamos predicar, no tenemos que jurar lealtad a ningún manual humano.

Continúa en el próximo tratado bíblico.......

 Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén