LO QUE ES UN SANTO SEGÚN LA BIBLIA

Según la Iglesia Católica, santo es aquel que está lleno de dones y talentos y por sus méritos, después de su muerte es canonizado, convirtiéndose en intercesor para aquellas personas que lo invocan; o sea, alguien que puede resolver los problemas personales de sus devotos.

Si eso fuera verdad, la Biblia nos instruiría al respecto a través de sus enseñanzas, mencionando a María, a Juan Bautista y a los apóstoles para que ejercieran la función de intermediarios entre Dios y los hombres. En ningún momento, sin embargo, ninguno de ellos fue exaltado por el Señor Jesús, ni siquiera mencionado para tal finalidad; ni aun a su propia madre Jesús mencionó.

Si el Señor quisiera que tales prácticas existieran, Él hubiera hablado; por el contrario, en todo momento deja muy claro que Él, y sólo Él, es el único Mediador y el único digno de ser adorado.

Santa, según la Biblia Sagrada, es la persona que es apartada para Dios; aquella que se separa para obedecer solamente al Creador; aquella persona que era homosexual, criminal, adúltera, mentirosa, idólatra, en fin, una pecadora convicta y que después de un encuentro con el Señor Jesús cambia completamente de vida, dejando a un lado sus pecados y su vida pasada, limpiando su corazón y viviendo una vida honesta, como enseña la Biblia.

Así se convierte en santa la persona, y no como predica la Iglesia Católica, que convierte una persona muerta en un objeto de yeso o madera para ser idolatrado. La peor de las blasfemias es hacer que el objeto grotesco reciba la gloria y la adoración que sólo a Jesús debe ser rendida, pues fue Él quien murió por nosotros.

En las Escrituras, los santos siempre son gente vivientes, nunca muertos. Por ejemplo, cuando Pablo escribió a los efesios, se les dirigió de esta forma: " A los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Ëfeso" ( Efesios 1,1). Su carta a los Filipenses a los Filipenses, dice: " A todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos " (Filipenses 1,1). Los antiguos cristianos en la iglesia de Roma fueron llamados santos: "a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro padre y del Señor Jesucristo". (Romanos 1,7). ¡ QUE EL SEÑOR LE BENDIGA SOBREABUNDANTEMENTE !

 Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén