RELIGIOSIDAD POPULAR

¿Es peligrosa la Religiosidad Popular? - Cualquier expresión de fe, sea la que fuere... ¿es agradable a Dios? - ¿Existen límites claros en esta Religiosidad Popular...? - Suponiendo que existen límites... ¿Cuáles son? ¿Quién los enseña? - Si exagero mi devoción religiosa (de la manera que sea) .. ¿estará Dios más a gusto conmigo? - ¿Me avala la Iglesia (católica) ante cualquier expresión que denote una "gran religiosidad"?.

Dice la Iglesia Católica Romana: "Además de la liturgia sacramental y de los sacramentales, la catequesis debe tener en cuenta las formas de piedad de los fieles y de religiosidad popular. El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias, las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el via crucis, las danzas religiosas, el rosario, las medallas, etc. (Concilio de Nicea II: Concilio de Trento:)." (CATECISMO IGLESIA CATÓLICA N° 1674).

Según entiende su Jerarquía, la Religiosidad Popular es el conjunto de diferentes expresiones que el pueblo católico romano (para ser precisos) ha encontrado para manifestar su fe: venerar reliquias, visitar santuarios, peregrinar, hacer procesiones, recitar el Rosario (foto), utilizar medallas, escapularios, etc.

Si consideramos la vida de la Iglesia de Cristo en la época apostólica, registrada en las Escrituras en el Nuevo Testamento, no encontraremos ninguna de las "devociones piadosas" de religiosidad popular autorizadas por la Iglesia católica romana (Veneración de reliquias, procesiones, peregrinaciones, lugares denominados "santuarios", medallas, "rosarios", etc.). Mucho menos encontraremos respaldo a los excesos de religiosidad cometidos en la profesión de fe.

"Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí." (Mateo 15:8) "Señor, ¿a quién iremos? (Juan 6:68) "Jesús le dijo: Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida..." (Juan 14:6).

Cuando un pueblo se abre a la religiosidad popular denota una gran ignorancia bíblica. ¿ Acaso no es eso lo que sembrado Roma a su pueblo a lo largo de los siglos ?

 Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén