EL PAPA Y LA MITRA DEL DIOS DAGÓN

Estimado católico: Deidad filistea. Esto también lo sugiere la Biblia cuando hablando del dios Dagón al que rindieron culto en el templo de Asdot (I Samuel 5, 1-7), (Asdot o Azoto Del N. T.). De acuerdo con la interpretación más probable, tenía cara y manos, y una parte de su cuerpo era parecida a un pez, "el tronco de Dagón" (versículo 5).

La descripción de la Biblia coincide con la que puede verse en las monedas de varias ciudades, filisteas o fenicias, en la mayoría de ellas Dagón se representa como una figura compuesta, la parte superior del cuerpo es humana, y la inferior es de pez. Dagón parece que era considerado por los filisteos como un dios nacional (I Crónicas 10, 10).

La pregunta que quiero plantearte, estimado católico es: ¿porque el Papa lleva puesta la vieja mitra del abominable dios- pez, Dagón ? Esta ridícula mitra del dios Dagón no es más que un abominable satanismo vestido de un cristianismo disfrazado. Según la Palabra de Dios, Dagón era solo un falso, vacío e impotente dios.

¿Qué tan terrible es que "Su Santidad", el Papa, lleve puesto en la cabeza una mitra del Pez Dagón? Él glorifica al mismo débil, impotente, mudo y ciego dios ídolo que el Verdadero Dios de la Biblia maldijo y destruyó.

¡El Papa llevó puesta una detestable mitra de Dagón! Este símbolo debería ser suficiente para convencer a la persona recta y sobria de que todo el sistema Católico Romano completo es pagano, debido a que ha resucitado el Satanismo antiguo de varias maneras, nada menos que con la mitra de pez Dagón.

¿Está usted listo espiritualmente? ¿Lo está su familia? ¿Está usted convencido de Roma ?

Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO  

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.  

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén