JESÚS NO ES PAN NI VINO

La labor de nuestro Ministerio Casa de Oración es: predicar la Verdad del Evangelio a las personas que de alguna u otra manera quieren agradar a Dios, pero andan perdidos en el laberinto dogmático doctrinal de la Institución Romana, rindiendo culto, homenaje o veneración a las criaturas antes que a Dios quien es digno solamente de toda la devoción de nuestro corazón. A Él sea la gloria ahora por todos los siglos.

Roma insiste que cuando el vino y la hostia son consagrados por el sacerdote, ¡ se convierten en la verdadera carne y sangre de Cristo ! Esto es conocido como la transustanciación. ¿ Pero pueden un pedazo de pan o una copa de vino convertirse verdaderamente en la carne y sangre del Señor ? ¿ Es esto lo que el Señor quiso decir ?

Cualquier lector de la Biblia (Por eso a Roma no le resulta que la Biblia se lea como está escrita, sino interpretada por ella), notará que nuestro Señor habló de su cuerpo y de su sangre en un sentido simbólico. Simplemente quiso decir que aquellos elementos representaban simbólicamente su cuerpo y su sangre. Sabemos que estos elementos no se convirtieron en la propia sangre y cuerpo de Cristo cuando El los "bendijo" ¡porque El (personalmente) estaba aún allí ! Estaba sentado ante ellos antes, durante y después de que tomaron del pan y la copa. ¡ No se cambió de una persona a un líquido ni se transformó en pan ! Su carne estaba todavía sobre sus huesos y su sangre corría por sus venas. Como persona, no había desaparecido para reaparecer en forma de pan y de vino. No, cuando Jesús habló del pan y del vino como su cuerpo y su sangre, estaba usando un lenguaje simbólico. Este tipo de simbolismo es usado con frecuencia en la Biblia.

CON RESPECTO A LAS EXPRESIONES SIMBÓLICAS, la Biblia menciona en forma figurada el acto de comer un cuerpo, beber sangre o de tener hambre y sed de justicia, etc. Jesús dijo una vez: " Yo soy la puerta" (Juan 10,9). Es evidente que nadie supone que el Señor se convirtiera, efectivamente, en una puerta. Es evidente que esta expresión es figurativa. EN otra ocasión el Señor dijo: " Yo soy la vid, vosotros los pámpanos" (Juan 15,5). ). ¡ Ciertamente que no quiso decir que se había convertido en una vid ! Las Escrituras hablan de nuestro Señor como de una roca. " Y esta roca era Cristo " ( 1 Corintios 10,4). Pero también aquí se hace evidente que el Señor no es ninguna roca.

 Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén