¿ AYUDA LA MISA A LOS MUERTOS ?

Participar de la Eucaristía supuestamente da a los católicos la oportunidad de ayudar a los muertos: "El sacrificio eucarístico es también ofrecido por los fieles difuntos que han muerto en Cristo y todavía no están plenamente purificados, para que puedan entrar en la luz y la paz de Cristo" (Catecismo Católico #1371).

"Cuando la celebración tiene lugar en la iglesia, la Eucaristía es el corazón de la realidad pascual de la muerte cristiana. La Iglesia expresa entonces su comunión eficaz con el difunto..." ( Catecismo Católico #1689).

Esta doctrina -que apela a los sentimientos- inculca a los católicos la creencia de que, al recibir la Eucaristía, ayudarán a los seres queridos ya fallecidos a llegar más rápidamente al cielo.

Si esta doctrina es de Dios, usted debe obedecerla. Pero, si es una tradición creada por hombres para mantener a las personas en sujeción a una iglesia, entonces es un método cruel y carente de piedad para controlar a la gente. Veamos lo que dice Dios al respecto.

Usted puede estudiar las Escrituras de principio a fin, pero nunca encontrará un caso en el que la Eucaristía ayude a una persona muerta. Y ningún personaje de la Biblia recibió la Eucaristía en favor de un ser querido que había muerto.

La Biblia enseña que cada uno de nosotros tendrá que dar cuenta por su propia vida: "De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí" (Romanos 14:12).

La Biblia declara que después de la muerte, todos vamos ante Dios para ser juzgados. No hay más oportunidades: "Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9,27).

Quienes no creen en Cristo mientras tienen vida, ya están condenados al infierno: "El que en él (Jesús) cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios" (Juan 3,18).

"Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo" (Colosenses 2,8).

 Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén