LA ROCA PARA MARÍA MAGDALENA FUE CRISTO.

Jesús antes de morir les dijo a sus discípulos que era necesario que esperaran hasta que llegará el Consolador. Serán muy pocos los que obedecieran a este pedido de Jesús, pues tan pronto fue hecho prisionero, muchos de los que le siguieron se apartaron. Sólo un grupo pequeño iba a volver a reunirse. Los discípulos se habían dispersados cuando Jesús fue arrestado. Al morir Cristo muchos pensaron que todo había terminado, su fe se desplomó, sus esperanzas comenzaban a disiparse. Pero algunos de ellos esperaban que llegara el tercer día, pues el Señor había dicho que iba a resucitar.

Es increíble que fuera María Magdalena la única que con mayor fe creyó en estas palabras de Cristo. Esta maravillosa mujer había sido liberada por Jesús de siete demonios. Desde entonces le fue fiel al Maestro, lo seguía por todas partes y el día que Jesús fue sepultado permaneció sentada frente a la tumba. Sufrió la muerte del Maestro pero sabía, estaba convencida que Cristo sería resucitado.

"Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia. Y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue. Y también estaba allí María Magdalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro" (Mateo 27,59-61).

Estas dos mujeres fueron extraordinarias. Nunca perdieron su fe. Estaban sentada sobre la roca, es como simbolizar a la iglesia que se edifica sobre el fundamento que es Cristo, es la iglesia universal que pronto arropará a todo el Imperio Romano, estas dos mujeres, sobre la roca frente al sepulcro, representan a los fieles que nada los aparta de su fe inquebrantable, no hay viento, ni huracán, ni tempestad que los aparte del amor del Señor.

Y ellas fueron al tercer día a la tumba. Magadalena y la otra María tenían la fe, creían que Jesús cumpliría su palabra. Y fueron al sepulcro y no encontraron a Jesús, la tumba estaba vacía, Jesús se había ido, Jesús había resucitado. María Magdalena es símbolo de esa Iglesia Universal cuya esperanza y fundamento es Cristo, Una iglesia que no pierde la fe, una iglesia que está de pie mirando al cielo, sabiendo que un día Jesús regresará a buscarla. No es una iglesia que se ha olvidado de la promesa de su regreso, es una iglesia, que igual que la Magdalena, espera.

Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén