LA INQUISICIÓN ROMANA (PARTE 1)

 

" Dichosos los perseguidos por hacer lo que es justo, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos ustedes, cuando la gente los insulte y los maltrate, y cuando por causa mía los ataquen con toda clase de mentiras. Alégrense, estén contentos, porque van a recibir un gran premio en el cielo; pues así también persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes " (Mateo 5, 11-12).

Satanás siempre ha actuado con miles de acciones crueles con la intención de destruir el cristianismo bíblico.

Creo que una de las razones por las que los no católicos de hoy son sumamente débiles es porque se ha encubierto la historia. Los libros se re-escribieron. Sólo bastan dos generaciones para que un hecho se olvide, en especial si no se habla de ello una y otra vez. Es lo que sucedió con el Holocausto que se llevó a cabo en la Segunda Guerra Mundial. Gracias a Dios, los judíos están presionando para que las cadenas de televisión muestren constantemente películas sobre el Holocausto, para que la gente recuerde lo que sucedió. Sin embargo, algunas cosas se encubrieron astutamente y quedaron en el olvido.

La mayoría de los cristianos no saben nada acerca del legado que han recibido, y del alto precio que pagaron los que vivieron antes que nosotros y se opusieron firmemente al sistema católico romano.

Muchos jóvenes no tienen idea alguna de lo que es una inquisición. Esta surge cuando una fuerza religiosa actúa con tal poder, falsedad y crueldad que destruye todo lo que se pone en su camino. Satanás ha insensibilizado nuestros oídos y pensamientos respecto a los crímenes del pasado, y los latinos no podemos creer que algo así pueda suceder en nuestro país. ¿Sería posible?.

Tenemos que recordar que el católico romano cree de todo corazón que su iglesia es la iglesia de Jesucristo. Cree que el Papa es el vicario o representante de Jesucristo en la tierra. Cree que es el único camino que se debe seguir, y los que se oponen, son enemigos del evangelio.

La inquisición es un castigo que se aplicó a aquellos que rechazaron la fe romana. El que se fijaba nada más en el Señor Jesucristo y en su Palabra para su salvación, se le calificaba de "hereje"(profesa doctrina contraria a la iglesia católica) y se le tenía que torturar y matar.

 Autor: Máster Miguel Calderón Valverde                       Correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén