SERVÍ AL CATOLICISMO POR 30 AÑOS.

En Gálatas 1,10 leemos: " Yo no busco la aprobación de los hombres, sino la aprobación de Dios. No busco quedar bien con los hombres. ¡ Si yo quisiera quedar bien con los hombres, ya no sería un siervo de Cristo ! ".

En este punto Pablo recuerda que sus enemigos lo acusaban de cambiar su mensaje para ajustarse a sus oyentes, por lo que pregunta: " Al insistir en que hay un solo evangelio, ¿estoy tratando de agradar a los hombres, o a Dios ? " Es evidente que no estaba tratando de agradar a los hombres, porque ellos odian la sugerencia de que hay sólo un camino al cielo. Si Pablo cambiase su mensaje para ajustarse a los hombres, no sería siervo de Cristo; de hecho, estaría invitando a que cayese la ira de Dios sobre él.

El mensaje de Pablo fue claro: "Sólo el evangelio ofrece la salvación sin dinero y sin precio. Los propios esfuerzos o el mérito humano no tienen parte alguna ".

Muchos me están acusando de no mostrar amor y ser muy duro al denunciar el catolicismo. Pero, lo que quiero dejar bien claro, es que una vez estuve en la esquina católica, y ahora, estoy en otra esquina, la protestante. Desde esta esquina, doctrinalmente, veo el cristianismo bíblico y el catolicismo romano tan separados como el este del oeste.

He afirmado en otras oportunidades que " Amor sin verdad es corrupción ". Ceder es rechazar el evangelio, y sin el evangelio, no hay esperanza. Si tuviera que escoger entre unidad y verdad, la unidad debe someterse ante la verdad, porque es mucho mejor estar divididos por la verdad, que estar unidos en el error .

Es mi obligación desenmascarar un sistema que me tuvo engañado treinta años. En el catolicismo serví a hombres. Lo hice como catequista, servidor carismático, animador de misas, pastoral católica educativa; cursos bautismales, matrimoniales y confirmales; como maestro y profesor de religión. ¿ Qué sucedió cuándo quise anunciar a Jesucristo como único Salvador y Sanador ? Me impidieron toda participación pastoral en los templos católicos y, me pusieron un lazo en mi boca para que no testificara no de un Papa infalible sino de un Cristo auténtico. Amo al pueblo católico, porque se encuentra en ignorancia y, el llamado es que la luz de Cristo les ilumine.

 Autor : Máster Miguel Calderón Valverde                       Correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

 

 ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén