INFAMIAS CONTRA EL PUEBLO DE DIOS.

El Espíritu Santo ha dicho recientemente en la profecía que "vienen días de prueba porque ya están cerca las bendiciones del Señor..... Deben de saber que a los leones se les abrió la jaula y han salido ".

El Salmo 5, 9-10 dice: " Señor, por causa de mis enemigos guíame en tu justicia, llévame por el buen camino. Ellos nunca hablan con sinceridad; ¡están corrompidos por dentro. Sepulcro abierto es su garganta; ¡ su lengua es mentirosa ! ". Hay una referencia sobre este tema con el Salmo 140, en el cual el salmista invoca la protección de Dios contra la violencia de sus adversarios. Su fe viva le da la certeza de que el Señor lo salvará, para alegría de todos los que confían en su bondad y en su poder: " Señor, líbrame de los malvados; protégeme de los violentos, de los que traman el mal y a todas horas provocan peleas. Su lengua es aguda, como de serpiente; sus palabras son como veneno de víbora.....Señor, Señor, mi Salvador poderoso, tú proteges mi cabeza en el combate " (versículos 1, 2 y 7).

En Romanos 3,13 leemos: " Su garganta es un sepulcro abierto, su lengua es mentirosa, sus labios esconden veneno de víbora y su boca está llena de maldición y amargura ".

" Sepulcro abierto es su garganta ": Estas palabras describen el perverso lenguaje usado por la gente que se opone a Dios. Pablo usó las palabras de estos versos para argumentar sobre la depravación de todo el pueblo. Sin embargo, el Salmo 5,11-12 describe la alegría de los salvados, la euforia de los que Dios salva. Nuestra alegría debe estar siempre centrada en nuestro Salvador: " Alégrense los que buscan tu protección; canten siempre de alegría porque tú los proteges... pues tú, Señor, bendices al que es fiel; tu bondad lo rodea como un escudo ".

Las palabras " protégeme de los violentos ", describe a las personas crueles y despiadadas que planean la destrucción del justo. Son del todo malvados y se sentirán satisfechos solo si pueden participar en la aniquilación del pueblo de Dios. Pero Jehová siempre está listo para librar a quienes ama de las garras impías.

¡ Pueblo de Dios ! Vienen palabras injuriosas, actitudes y lenguaje grosero, hasta violento; pero caerá juicio de Dios sobre esta situación , caerán como carbones encendidos (Salmo 140, 10).

 Autor: Máster Miguel Calderón Valverde

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén