Donar

¿ IRÁ O NO UN CATÓLICO AL CIELO ?

Número 1319

ImprimirCompatir por email

Estimado Católico, en esta serie de temas que estoy desarrollando, desde el número 1316 en adelante, en ningún momento quiero que usted crea que estoy utilizando opiniones despreciativas u humillantes hacia su creencia porque seguramente las cree con sinceridad y las respeta con profunda honestidad. Una cosa es decirte que son erróneas a la luz de la Palabra de Dios y otra muy diferente es mofarme de ellas.

Quiero citar a San Jerónimo quien dijo (y lo cita el Catecismo Católico N°133): "..Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo".

 ¿ Cree usted que para ir al cielo se requiere haber sido una persona buena, qué cuidó a sus hijos, qué trabajó arduamente y participó de la misa ? ¿Cree usted que basta para ir al cielo que el sacerdote le dé el último sacramento, que se le rece un rosario al difunto, que sencillamente se le haga una misa seguida de una procesión al cementerio y el rito del entierro? ¿Irá o no irá ?

 Toda la vida, millones de sinceros católicos han hecho lo que la Iglesia católica les dijo lo que hiciera. Pero, ¿ hizo lo suficiente ? ¿ Hizo lo que Dios requiere ? ¿ Conduce al cielo el camino de salvación que ofrece la Iglesia Católica Romana ?

Según la doctrina católica romana, la salvación se puede obtener en un instante mediante el bautismo, y se puede perder con la misma rapidez mediante el pecado mortal. En un mismo día, un católico puede despertarse salvado, y perder ya para la noche, la gracia de la salvación mediante el pecado mortal, y de nuevo, ser salvado de nuevo mediante el sacramento de la penitencia. Para muchos católicos, este ciclo se repite cientos de veces durante toda su vida. Sin embargo, sólo el estado del alma al momento de morir es lo que finalmente importa. Puesto que la salvación romana depende de la conducta de la persona, nadie, ni siquiera el papa, puede saber con seguridad cuál será su destino eterno.

La salvación bíblica, por otra parte es segura, puesto que no depende del hombre sino de Dios. El Señor Jesús promete: " Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás " (Juan 10,28). La redención bíblica promete la salvación del castigo eterno: " Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira " (Romanos 5,9). La Biblia declara que si crees en Cristo, tienes vida eterna y para siempre. Amén.

Autor: Máster Miguel Calderón Valverde. 

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema
Busca tratados con contenidos similares

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo