ORIGEN PAGANO DE LA NAVIDAD

Le pido a Dios, que estos pequeños tratados bíblicos que escribo diariamente y, que son distribuidos en nuestro país de Costa Rica, te sean de utilidad, ya que mi propósito como creyente, es dar a conocer la VERDAD, la que nos librará del error, engaño, pecado, del diablo y de la muerte eterna (Juan 8,32).

Quiero recordarles las palabras de nuestro Señor Jesucristo: " Ustedes estudian las Escrituras con mucho cuidado, porque esperan encontrar en ellas la vida eterna...." (Juan 5,39). Quiero luchar contra doctrinas y enseñanzas falsas, a las cuales estuve sometido por largos años, cuando formaba parte del romanismo católico, porque "......El diablo ha sido un asesino desde el principio. No se mantiene en la verdad, y nunca dice la verdad. Cuando dice mentiras, habla como lo que es; porque es un mentiroso y es el padre de la mentira. Pero como yo digo la verdad, ustedes no me creen " (Juan 8,44-45).

La fiesta del nacimiento del sol, ésta es la festividad más importante del mundo pagano. Se conmemoraba en los países celtas y en el Imperio Romano, antes del advenimiento del Cristianismo. Es lo que conocemos como la fiesta pagana del sol. El solsticio del invierno es el día donde hay el tiempo más corto entre el amanecer y el anochecer, y ocurre entre el 22 y el 25 de diciembre. Para los paganos esto significaba que el invierno llegaba a su fin y pronto llegaría la primavera, por lo que adoraban al sol por vencer la oscuridad del invierno haciendo fiestas para celebrarlo.

La otra fiesta pagana que celebraban los romanos era el Festival llamado Saturnalia, fiesta a en honor a Saturno, dios de la agricultura, dios de la cosecha. Con una duración de siete días, de banquetes y bebidas, los romanos le pedían bienestar a su dios. Se ofrecían sacrificios a los dioses y se colgaban cabezas de oso, o de los guerreros enemigos, en el árbol sagrado, que solía ser un encino o un pino (De ahí proviene la tradición del pinito y esferas de Navidad). En las primeras fiestas de Navidad, los romanos usaban árboles de pino por doquier, para representar el calor del nuevo nacimiento del dios sol en forma de fuego. Durante una noche, un árbol verde se desarrolló de un tronco muerto. Esto significaba, según la leyenda babilónica, que el dios sol Nimrod (tronco seco) reencarnó en Tammuz (árbol verde) cuando su madre lo dio a luz esa noche.

Máster Miguel Calderón Valverde

correo electrónico: mcalderó[email protected]óncr.com

  ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador (a) en necesidad de salvación. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo (a). Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal; perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén