FELICITO A 34 VALIENTES SOLDADOS DE LA CASA DE ORACIÓN

En Jueces leemos que Gedeón, con un ejército de 300 hombres, derrotó a multitud de enemigos: "Entonces el Señor le dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres voy a salvarlos a ustedes, y derrotaré a los madianitas......Los madianitas, los amalecitas y la gente del oriente se habían esparcido por el valle como una plaga de langostas. Tenían tantos camellos como arena hay a la orilla del mar......mientras los trescientos hombres seguían tocando los cuernos de carnero, el Señor hizo que los madianitas lucharán entre sí, y que salieran huyendo hasta Bet-sitá, camino de Sererá, y hasta la frontera de bel-meholá,...." (Jueces 7,7.12. 22).

En Escazú, el sábado 10 de diciembre 2005, un ejército de 34 soldados de Jesucristo, integrantes de este Ministerio Casa de Oración, El Hoyón, constituido por adolescentes, jóvenes, adultos, hombres y mujeres, derrotaron a miles de demonios, que tenían bajo su dominio a un pueblo que tradicionalmente y culturalmente habían pactado con la brujería y, lo legalizaron colocando como emblema de protección sobre su pueblo, un escudo municipal, en el cual, en la parte superior se encuentra una hija de Satanás, una bruja o hechicera.

He dicho que fue derrotado el mal, porque el Señor en Isaías 14,3-5 dice: "........¡ Miren en qué vino a parar el tirano ! ¡ Miren en qué vino a parar su arrogancia ! El Señor ha roto el poder del malvado, ha hecho pedazos la vara del tirano...". Esa bruja, que popularmente se ha presentado volando sobre una escoba, ha quedado barrida, como lo dice el Señor en su Palabra: " ..La barreré con la escoba de la destrucción. Es el Señor todopoderoso quien lo afirma " (Isaías 14, 23).

Este puñado de valientes, desde la cuatro de la mañana se aprestaron para llevar la luz del Evangelio, a través de 10 mil Revistas sobre la Venida de Cristo y 110 mil tratados bíblicos sobre salvación; a un pueblo sumergido en una completa oscuridad. La distancia entre nuestro Cantón y Escazú es aproximada a los 150 kilómetros (unas cuatro horas en autobús). El recorrido que realizaron propiamente estos treinta y cuatro soldados del Señor, abarcando los tres distritos fue de más de treinta kilómetros y, la población meta a alcanzar era de cincuenta mil personas. A las 6 de la tarde, fueron culminando su operación de destrucción de las murallas asentadas en este Cantón. ¡ Con orgullo me quito el sombrero y, felicito sinceramente a estos preciosos y valientes soldados del rey Jesucristo !

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén