EL CRISTIANO NO PUEDE AMAR EL MUNDO.

El mundo está hoy en un estado increíble de cambios. No hay ninguna duda de que Satanás está tirando las cuerdas y dirigiendo las sutiles fuerzas destinadas a destruirnos espiritualmente.

En las Escrituras, estas fuerzas se denominan simplemente como " el mundo ". Y nadie podrá decir que no hemos sido amonestados contra sus efectos desmoralizadores. Pablo, Santiago, y Juan escribieron con dramática urgencia acerca de los peligros en colaborar con el mundo: " No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo " ( 1 Juan 2,15-16). " Adúlteros y adúlteras, ¿ no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios ? Cualquiera pues que quisiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios " (Santiago 4,4). " Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo " ( Juan 15,19). " Por lo cual, salid de en medio de ellos, dice el Señor, y no toqueis lo inmundo; y yo os recibiré " ( 2 Corintios 6,17).

 

" Que se dió a si mismo por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad, y limpiar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras " (Tito 2,4).

Estos escritores tuvieron una obsesión inspirada para exponer el error mortal de mezclar lo sagrado con lo profano. Ellos nos dicen a una voz: " No ameis al mundo ". Vosotros no sois del mundo. Salid del mundo y sed un pueblo peculiar y separado ".

Los verdaderos cristianos deben rechazar el estilo de vida que constituye la norma aceptada y aprobada por todo el resto del mundo. Satanás odia las Sagradas Escrituras. Y él odia a los que están en el portillo defendiendo la validez de la Palabra de Dios. A través de los siglos el diablo ha inventado armas especiales para usarlas contra el pueblo de Dios. A menudo el agudo filo de la persecusión se ha tornado en contra del pequeño remanente que ha permanecido leal a la Palabra de Dios.

Satanás quiere hacer caer a los cristianos en las cosas de este mundo para restarle valor al Libro Sagrado, la Biblia. Si los cristianos obedecemos a este mundo, desobecedemos a Dios. ¡ Este es el momento de ser fieles a la Palabra de Dios!

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén