¡ RECOGIENDO LA COSECHA DE ALMAS EN ESCAZÚ !

Hay conceptos equivocados en la Iglesia de Jesucristo, donde se supone que el líder es el único responsable de evangelizar. Ese paradigma ha sido destrozado en este Ministerio, porque aquí todos sienten la responsabilidad de reconciliar al mundo, al pecador o al impío con su Creador, por medio del mensaje del evangelio: " Todo esto es la obra de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el encargo de anunciar la reconciliación " (2 Corintios 5, 18).

En este Ministerio hemos entendido que es nuestra responsabilidad como creyentes, librar a los perdidos de la condenación eterna. Sabemos que Dios nos propone pueblos, provincias, distritos, cantones, para que le anunciemos a Cristo y sean liberados de la muerte. " Salva a los condenados a muerte; libra del peligro a los que están por morir " (Proverbios 24,11).

Estoy plenamente convencido que en este Ministerio al igual que otros, hay creyentes sabios; porque estos son ganadores de almas: "El fruto del justo es árbol de vida; el que gana almas es sabio " (Proverbios 11,30). Hoy día, la cosecha de almas es grande en todo el mundo. Hay miles que lo único que están esperando es una palabra de un creyente, pero no hay nadie que les hable el evangelio; alguien tiene que ir y llevarle el evangelio. La Biblia dice: " Pero ¿ cómo van a invocarlo, si no han oído hablar de él ? ¿ Y cómo van a creer en él, si no han oído hablar de él ? ¿ Y cómo van a oir, si no hay quien les anuncie el mensaje ? ¿ Y como van a anunciar el mensaje, si no son enviados ? Como dice la Escritura: ¡ Qué hermosa es la llegada de los que traen buenas noticias!" (Romanos 10,14-15).

Hoy, ustedes, queridos hermanos que se aprestan a anunciar el evangelio el fin de semana en Escazú, son luz y sal; porque van a llevar luz donde hay tinieblas y sal para enterrar toda la consagración de hechicería, que a lo largo del tiempo un pueblo ha pactado. Ustedes están dando una respuesta al Señor, quien requiere obreros para evangelizar: " La mies a la verdad es mucha, pero los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies " ( Lucas 10,2). La cosecha está lista, solamente hace que ustedes vayan a distribuir esas 10 mil revistas y 110 mil tratados bíblicos: " Para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo " (1 Pedro 2,21). ¡Amén !

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén