¡ LA BENDICIÓN SACERDOTAL DE LA PAZ !

La Biblia dice: " Cuando entren a una casa, saluden primero diciendo: Paz a esta casa. Y si allí hay gente de paz, su deseo de paz se cumplirá ....." (Lucas 10,5).

Jesús nos enseñó, que lo primero que tenemos que hacer cuando entramos a la casa de un inconverso, es orar por la paz de ese hogar. Hoy, en nuestro Ministerio, estamos orando para que la paz de Dios toque tu corazón y, de una forma muy particular, el corazón de los 50 mil habitantes de Escazú, que el próximo sábado estaremos evangelizando con 10 mil Revistas sobre la Venida de Cristo y 110 mil tratados bíblicos sobre salvación. Un equipo de 34 hermanos estarán llevando la Palabra de Dios.

La paz es liberación de molestias. En muchos de los libros del Antiguo Testamento Dios promete a su pueblo cesación de la guerra, que es causa de tanto sufrimiento, como premio por guardar su pacto y sus enseñanzas: "Les daré bienestar en el país, y dormirán sin sobresaltos, pues yo libraré al país de animales feroces y de guerras. Ustedes harán huir a sus enemigos... " (Levítico 26,6-7).

En la bendición sacerdotal de Números 6,22 se afirma que la verdadera paz es interior y viene de Dios. " Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz ".

En las profecías del Mesías se destaca vivamente la paz; su nombre sería " príncipe de paz " (Isaías 9,6) y traería una paz perdurable (Isaías 9,7). Cristo es el cumplimento de las profecías. El evangelio anuncia que hay paz con Dios y entre los hombres solo por medio de Cristo Jesús: " Dios habló a los descendientes de Israel, anunciando el mensaje de paz por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos " (Hechos 10,36).

Aproximadamente, 46 millones de mujeres abortan niños todos los años. Esto es un promedio de 126 mil abortos diarios alrededor del mundo. Hay un suicidio alrededor del mundo cada 40 segundos. Cuatro millones de mujeres mueren anualmente agredidas por su novio o esposo. No cabe duda que el mundo necesita desesperadamente la bendición sacerdotal de la paz. Hoy es el tiempo de presentar a Cristo como aquel que " alivia a los afligidos, liberta a los presos, perfúma de alegría en vez de llanto, hace brotar cantos de alabanza en vez de desesperación " (Isaías 61, 1-3).

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén