EL SECRETO DEL ÉXITO EN MOISÉS.

Los amalecitas se dirigieron a Refidim para pelear contra los israelitas. Entonces Moisés le dijo a Josué: - Escoge algunos hombres y sal a pelear contra los amalecitas. Yo estaré mañana en lo alto del monte, con el bastón de Dios en la mano. Josué hizo lo que Moisés le ordenó, y salió a pelear contra los amalecitas. Mientras tanto, Moisés, Aarón y Hur subieron a lo alto del monte. Cuando Moisés levantaba su brazo, los israelitas dominaban en la batalla; pero cuando lo bajaba, dominaban los amalecitas. Pero como a Moisés se le cansaban los brazos, tomaron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentara en ella. Luego Aarón y Hur le sostuvieron los brazos, uno de un lado y otro del otro. De esta manera los brazos de Moisés se mantuvieron firmes hasta que el sol se puso, y Josué derrotó al ejército amalecita al filo de espada. Entonces el Señor le dijo a Moisés: -Escribe esto en un libro, para que sea recordado; y dile a Josué que voy a borrar por completo el recuerdo de los amalecitas " (Éxodo 17,8-13).

Uno de los privilegios más importantes para cualquier Ministerio Cristiano, es contar con el respaldo de intercesores que lo respaldan. Son como los obreros en fábricas de municiones que proveen la dinamita para que bombardeemos con el evangelio al infierno.

Cuando Moisés detectó que la existencia de Israel estaba amenazada, se dedicó a la intercesión. Defendió a su pueblo abogando por su causa ante Dios. No puso confianza en el brazo de la carne, sino que, rostro en tierra, entró en la presencia del Señor.

El secreto de la influencia de Moisés en su tiempo fue el de la intercesión. Su impacto en la historia es más grande que el de cualquier otro, excepto el de Cristo.

Lo relevante en la intercesión es la revelación de Dios. Puede parecer extraño por qué prevalecía Amalec cuando el brazo de Moisés se cansaba. Lo milagroso era que cuando Moisés mantenía sus manos en alto, era Israel quien prevalecía. Podemos deducir que el Dios del universo conoce todos los secretos para el éxito de sus hijos y, cuando estos le obedecen, entonces veremos la victoria.

El Espíritu Santo nos ha mostrado que en esta próxima guerra espiritual para evangelizar a Escazú, debemos utilizar el don de lenguas; esto es un misterio, pero estamos convencidos de la victoria, al igual que la celebró Moisés.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén

Oración en audio Bajar oración