UNA MALDICIÓN DE ESCLAVITUD EN ESCAZÚ

Mi esposa tuvo una palabra de revelación concerniente al Cantón de Escazú, próximo lugar que vamos a evangelizar con miles de revistas y tratados bíblicos gratuitos (más de 4 mil dólares. Ver tratados 1282, 1283, 1284). Vio una cadena negra de eslabones muy grandes, y muy gruesos. Estaba a la par de una plantación de cacao. Sintió que el Señor hablaba de Escazú, o sea, que la visión tenía relación con este lugar.

Con respecto a este asunto, leyendo un trabajo presentado para la incorporación a la academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, encuentro aspectos relevantes tales como: " En el Caribe, la esclavitud tuvo primordial importancia en las plantaciones de caña de azúcar; en Estados Unidos, en las plantaciones de algodón; en Costa Rica, su principal desarrollo corre paralelamente al surgimiento de la plantación cacaotera en el siglo XVII ".

Se puede deducir, asociando la revelación de Dios y la historia, que este Cantón arrastra una maldición de esclavitud, con sus situaciones de injusticia, explotación, asesinatos, dolor, sacrificios. Se aviva el complejo de bastardía, esa cultura del dominador y el bastardo, conflicto que se lleva en la sangre por haber

nacido en Costa Rica y no en Europa. Considerando que esto refleja una actitud de inferioridad.

La Biblia enfoca estas situaciones como maldiciones que se arrastran de generación en generación y, que es fundamental cancelar por la sangre de Jesús, para evitar sus fatales consecuencia: 1) Defraudar al prójimo: "Maldito sea el que cambie los límites de la propiedad de su vecino para robarle terreno "(Deuteronomio 27,17); 2) Crueldad contra una persona discapacitada: " Maldito sea el que desvíe de su camino a un ciego "(Deuteronomio 27,18); 3) Oprimir a los indefensos: " Maldito sea el que cometa una injusticia con un extranjero, una viuda o un huérfano " (Deuteronomio 27, 19); 4) Violencia: " No uses la violencia contra tu prójimo ni le arrebates lo que es suyo " ( Levítico 19,13); 5) Sacrificio de niños: " No entregues a ninguno de tus hijos como ofrenda al dios Moloc" ( Levítico 18,21).

Todos estos pecados han permanecido a lo largo de generaciones, que se irán fortaleciendo de una u otra forma y, de una forma más violenta. Te invito hoy, para me acompañes orando a Jesucristo para que Él erradique estas maldiciones de Escazú ¡Tu oración se necesita!

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén