ESCAZÚ: UNA CIUDAD CONSAGRADA A LA BRUJERÍA

Cuando se reflexiona el orgullo patrimonial que tienen muchos habitantes de Escazú, de llamarse "Ciudad de la Brujas", no deja de causar profunda preocupación, particularmente por la connotación de lo que implica abrir las puertas a la brujería, aunque sea para preservar costumbres y folklore.

En primera instancia, el terreno en donde el demonio encuentra oportunidad propicia para perturbar es el de la "Brujería". La bruja es siempre asociada a lo negativo y a lo feo, o lo oscuro, y hasta lo diabólico; de aquí que, por ejemplo, en el Diccionario Ilustrado de la Lengua Española VOX, la bruja se define como: Mujer que, según la superstición popular, tiene un poder sobrenatural o mágico emanado de un pacto con el diablo; mujer fea y vieja. La bruja de hoy, como la de ayer, tiene dos grandes campos de actividad: el ritual, que comprende la asistencia a aquelarres y a misas negras y la realización de sacrificios; y el práctico, que consiste en la fabricación de hechizos y sortilegios, el maleficio y el mal de ojo.

En una segunda instancia, detrás de la brujería, llámese una bruja adulta mayor que vuela en escoba con sombrero de pico muy fino o una moderna que supuestamente se llama psíquica ;

se encuentra patente las fuerzas de Satanás a quien Jesús llamó "homicida desde el principio" (Juan 8,44).

Cuando el Señor llamó al apóstol Pablo dejó muy claro que la Gran Comisión era una sería operación de rescate. Él dijo: " te envío ahora a los gentiles para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados " (Hechos 26,17). De aquí podemos aprender tres cosas. Primero, los perdidos están en tinieblas. Segundo, ellos están bajo el poder de Satanás. Y tercero, la razón total del porque somos enviados es para que ellos reciban perdón y herencia con Cristo.

La Biblia condena la brujería y la hechicería, por ser una abominación (Éxodo 22,18; Levítico 20,27; Éxodo 20,2-3). David oró: "Purifícame con hisopo, y seré limpio ", y también, " Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí " (Salmo 51,7 y 10). La única forma en que el Señor limpiará y llamará a Escazú, es mediante el poder del evangelio, como lo dijo Pablo en 2 Tesalonicenses 2,13-14. El Espíritu Santo hará que las Revistas y tratados laven esta ciudad.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén