Donar

EL COSTO DE JUGAR CON EL PECADO

Número 1252

ImprimirCompatir por email

Dice el libro de Proverbios en 6, 27-29 y 32: " El que se echa fuego en el pecho, sin duda se quema la ropa. El que camina sobre las brasas, se quema los pies. El que se enreda con la mujer ajena, no quedará sin castigo.....¡ Qué imprudente es el que anda con la mujer ajena ! ¡El que lo hace se destruye a sí mismo ! ". Las consecuencias de jugar con el pecado son siempre grandes.

Con demasiada frecuencia el pecado viene adorablemente ataviado, y mientras jugamos con él, qué fácil es decir "en mi caso será distinto". Los resultados son predecibles: nuestro testimonio se viene abajo, se nos pierde la confianza, y en muchas ocasiones nuestro servicio a Dios termina.

¿Es costoso jugar con el pecado ? Sí ¿Es verdad que se paga un costo muy alto al jugar con él pecado? Sí. Testimonios de esto hay muchos. La Biblia nos habla de un hombre que jugó con el pecado y pagó un precio muy grande al hacerlo. Jueces 13:1- 16: 31. Sansón era un hombre que lo tenía todo: era un niño especial, fue anunciado por el ángel de Jehová a sus padres, tenía un destino y propósito divino (13:

7) (nazareo y salvador), desde niño Sansón fue bendecido por Dios 13:24, el Espíritu de Dios estaba sobre él 13:25.

 

¿Por qué Sansón no cumplió el propósito de Dios en su vida? Por sus pecados. Hay tres cosas que el pecado siempre hace: 1- Siempre nos lleva más lejos de lo que queremos. 2- Siempre nos atrapa por más tiempo del que queríamos (Jueces 16:16-17) 3- El pecado siempre cuesta más de lo que estamos dispuestos a pagar.

 

¿Qué le costó a Sansón jugar con el pecado? -el hombre fuerte terminó sus últimos días de vida físicamente débil. - el pequeño sol terminó sus días ciego. - el libertador terminó como esclavo perdiendo su libertad - el hombre que le gustaba jugar y divertirse con los demás terminó sus días siendo utilizado como un payaso divirtiendo a los demás - el engañador terminó por ser engañado - su pueblo siguió siendo esclavo por más de cien años antes del rey David.

No podemos cumplir los propósitos de Dios mientras estemos jugando con el pecado.
El que juega con fuego tarde que temprano se quemará. ¿Valdrá la pena pagar un precio demasiado alto por pecar ?

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración
Ayudar a cuba

¿Deseas ayudar a Cuba?

Lee el mensaje ¿Como puedes ayudar al ministerio en Cuba?

No deseo leerlo