COSAS DIARIAS DEL PUEBLO CRISTIANO

Del mismo modo que una iglesia no será más fervorosa que lo que sean el conjunto de sus miembros, ni una nación será más rica que la suma de las riquezas de sus ciudadanos, el año no será ni más ni menos que el conjunto de los días que lo componen. De ahí que la Sagrada Escritura hace tanto énfasis en las cosas diarias. Notemos algunas de ellas:

1. ORACIÓN DIARIA : El Salmo 88, 9 dice "¡Todos los días clamo a ti, Señor, y a ti levanto mis manos! ". Es imposible vivir una vida cristiana normal sin la práctica de la oración diaria. Aquel gran hombre de negocios, primer ministro del imperio persa, que se llamó Daniel, sentía la imperativa necesidad de subir cada día las escaleras de su palacio hasta su habitación de oración, y esto no una, sino tres veces al día. El olvido de este deber cristiano ha sido la causa de muchas caídas, y su práctica, el secreto de muchas vidas poderosas.

2. LECTURA DIARIA DE LA BIBLIA : En Hechos de los Apóstoles 17, 11 leemos : " Estos judíos, que eran de mejores sentimientos que los de Tesalónica, de buena gana recibieron el mensaje, y día tras día estudiaban LAS ESCRITURAS para ver si era cierto lo que se les decía ".

3. CONVERSACIÓN DIARIA CRISTIANA: En Hebreos 3,12-14 leemos : " Hermanos, cuídense de que ninguno de ustedes tenga un corazón malo que se aparte del Dios viviente por no creer en él. Al contrario, animense unos a otros cada día, mientras dura ese " hoy " de que habla la Escritura, para que ninguno de ustedes sea engañado por el pecado y su corazón se vuelva rebelde. Porque para tener parte con Cristo, hemos de mantenernos firmes hasta el fin en la confianza que teníamos al principio ".

¿ Sobre qué versan las conversaciones que entablamos con nuestros hermanos al encontrarnos con ellos en la calle, en el mercado o en el trabajo ? ¿ Son exactamente iguales a las de los mundanos ?

4. ESFUERZO DIARIO POR LAS ALMAS: En Hechos 2, 47 leemos que " El Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvados". La Iglesia de Jerusalén vivía en la expectación de conversiones diarias. Cuántos han sido convertidos en tal casa y cuántos en tal otra era, sin duda, el tema de conversación de aquellos cristianos.

5. SANTIFICACIÓN DIARIA: " Cada día muero" dice el apóstol Pablo ( 1 Corintios 15, 31). No se refiere al desgaste físico que en él se produce, sino a las tendencias del mal, que deben ser amortiguadas un poco cada día, sin darles ocasión de levantarse de nuevo para ejercer dominio en nuestro ser.

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén