COSECHA DE SANIDAD.

" El Espíritu Santo dijo el viernes 18 de febrero del 2005: " Hoy quiero que a partir de este momento empiecen a desatar lo que vendrá mañana. Dancen levantando las manos al aire, luego quiero que se postren, porque mañana será un día para empezar a recoger lo que se ha sembrado. Mañana quiero sanar, mañana caerá la sanación ".

¿ Por qué el Señor quiere danza y adoración ? Él da la respuesta: " para empezar a recoger lo sembrado ". El Señor nos da una palabra que reafirma lo que está pidiendo. En Isaías 9, 2-4 leemos: " El pueblo que andaba en la oscuridad vio una gran luz; una luz luz ha brillado para los que vivían en tinieblas. Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Todos se alegran delante de ti como en tiempo de cosecha, como se gozan cuando reparten despojos. Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor .."

El término cosecha significa recolección de los frutos de la tierra. Según la ordenanza divina, la cosecha debía efectuarse anualmente durante períodos de seis años y en el sétimo debía darse descanso a la tierra ( Éxodo 23,10-11). En los días de Nehemías esta fiesta se celebró con gran pompa y supremo regocijo ( Nehemías 8,14-18). La siega o cosecha era tiempo de alegría (Isaías 9,3). Con respecto a la Fiesta de las Semanas, dice la Biblia: " Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios "

( Deuteronomio 17,11). El culto del Antiguo Testamento rebosaba de gozo y este se expresaba en fiestas y tumultuosas celebraciones. 1 Samuel 18,6 dice: " Aconteció que cuando volvían ellos, cuando David volvió a matar al filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel cantando y danzando, para recibir al rey Saúl, con panderos, con cánticos de alegría y con instrumentos de música ". El Señor Jesús usó la cosecha como figura del " fin de este siglo ", en la parábola del trigo y la cizaña ( Mateo 13,24-30, 37-43). También para señalar a sus discípulos que el mundo estaba preparado, maduro, para recibir las buenas nuevas de salvación ( Juan 4,35-38).

Hoy es tiempo de cosecha de sanidad, razón por la cual el Espíritu Santo está pidiendo que se celebre con alegría. Este es el horario soberano de Dios para tocar a su pueblo con su mano sanadora y encender el fuego en la gente. Creemos que Dios viene con Su poder y con Su Espíritu para cambiar los corazones de su pueblo. Este momento de cosecha va a hacer que nos apasionemos y nos emocionemos por las cosas de Dios. Hemos sido llamados a apasionarnos, como Nehemías tenía la pasión por ver cumplida la visión, de reconstruir y restaurar la ciudad de Dios. Como David quien tenía una pasión para amar y hacer grandes cosas. Como Pablo quien tenía una pasión por ver el mundo conocido ganado para Cristo. Como el evangelista George Whitefield, quien decía. " Señor, dame almas o moriré ".

ORACIÓN PARA ACEPTAR A CRISTO

Yo confieso que soy un pecador o pecadora, y necesito tu perdón. Me doy cuenta que viene el día en que será demasiado tarde para ser salvo o salva. Yo creo que Jesucristo derramó su Sangre preciosa, y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Yo te recibo ahora Jesucristo como mi Señor y Salvador personal. Perdona mis pecados e inscribe  mi nombre en el LIBRO DE LA VIDA ETERNA. Amén