Donar

¿ QUIÉNES SON LOS ÁNGELES ?

Número 87

ImprimirCompatir por email

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios para que le sirvieran. Son seres muy poderosos que funcionan como mensajeros de Dios. Se aparecieron muchas veces en la Biblia a algunas personas y les dijeron: " He venido como mensajero del Señor "

El Nuevo Testamento nos dice que son espíritus ministradores enviados para cuidar a los seres humanos que son herederos de la salvación (Hebreos 1,14) Jesús indicó que los niños pequeños tienen ángeles asignados a ellos, porque dijo que sus ángeles contemplan siempre el rostro de Dios ( Mateo 18,10). Por tanto, el concepto de ángeles de la guarda tiene su base en la Biblia.

Además de los ángeles trabajadores, hay arcángeles, o sea, príncipes angélicos como Miguel : " Pero cuando el arcángel Miguel luchaba contra el diablo disputándoie el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: " El Señor te reprenda " (Judas 9) . Y las Escrituras parecen indicar que representaba a toda una nación: " Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintún días; pero Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia " ( Daniel 10,13).

Aunque no sabemos con seguridad qué aspecto tienen los ángeles, la Biblia menciona algunos de

sus rasgos. En el primer capítulo de Ezequiel se nos habla de una visión en la que el profeta vio un grupo de ángeles tan santos que parecían ser llamas de fuego. Eran criaturas similares a hombres; pero con cuatro alas y múltiples rostros (Ezequiel 1,5-6). Respondían instantáneamente al Espíritu de Dios. En el libro de Isaías se mencionan ángeles llamados "serafines", con seis alas (Isaías 6,2-6). Otro grupo de ángeles recibe el nombre de " querubines". Aparentemente los querubines estaban presentes para guardar la santidad misma de Dios y sobre el propiciatorio del arca del pacto sus alas formaban el trono para que morara la presencia del Señor ( Éxodo 25 , 18-22).

Los ángeles son criaturas magníficas, que no se parecen en absoluto a los querubines diminutos y de aspecto infantil que vemos en el arte del Renacimiento. Su poder es tan grande que un solo ángel fue capaz de destruir 185 mil soldados asirios en una sola noche ( 2 Reyes 19,35). Su presencia es tan impresionante que algunos de los que los vieron se desplomaron al suelo inconscientes ( Daniel 10,9).

Dejemos que éstos servidores enviados desde el cielo para protegernos, hagan su trabajo en nuestro favor. Ellos nos protegen y son ayudantes amigables. Una vez que lleguemos al cielo podremos ver a aquellos que nos cuidaron.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008