Donar

LA RESTAURACIÓN DE LAS COSAS.

Número 664

ImprimirCompatir por email

En Hechos de los Apóstoles 3, 19-21 leemos: " Por eso, vuélvanse ustedes a Dios y conviértanse, para que Él les borre sus pecados y el Señor les mande tiempos de alivio, enviándoles a Jesús, a quien desde el principio había escogido como Mesías para ustedes.

A éste, ciertamente, es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempos antiguos ."

¿ Cuándo sucederá la " restauración de todas las cosas ? De acuerdo con las palabras de Pedro (Hechos 3,20) será cuando Dios el Padre, envíe otra vez, a Jesucristo de los cielos a la tierra. Este pasaje determina que el Milenio ha de ser implantado por Cristo en su segunda venida. Y no queremos dejar esta Escritura sin antes llamar la atención al aspecto siguiente: dice el apóstol que Dios habló, por boca de sus profetas, de la restauración de todas las cosas, y como la restauración de todas las cosas constituye el Milenio, la conclusión lógica es que todos los profetas hablaron de los tiempos del Milenio (leer Salmo 72; Isaías 11; Isaías 32; Isaías 35; Jeremías 23,5; Miqueas 4,1-4).

El Milenio será implantado por Cristo en su segunda venida.

El primer paso dado por nuestro Señor para la implantación del Milenio, será el encadenamiento de Satanás y sus ángeles. Cuando Dios puso a Adán y Eva en el huerto del Edén, Satanás estaba suelto; y el hombre estaba, en cierto sentido, sujeto a las maquinaciones del maligno; pero durante el Milenio, el tentador no se podrá acercar a ningún hombre para tentarlo, porque estará encadenado. ¿ Puede imaginarse lo que será un mundo regido por el Hijo de Dios, sin que haya ningún espíritu maligno que incite a los hombres al mal ?

Al ser implantado el Milenio, este mundo ha de experimentar una transformación general. Y así como el alma experimenta un nuevo nacimiento cuando el pecador acepta a Jesucristo como Salvador, este mundo ha de experimentar una nueva creación cuando el Hijo de Dios venga del cielo para reinar con sus santos. Esto no quiere decir que va a destruir el planeta para crear otro. Cuando Dios se acerca al hombre, encuentra a éste en delitos y pecados; pero el Señor, en lugar de destruir al pecador, lo que hace es regenerarlo, transformarlo en una nueva criatura e impartirle una nueva naturaleza. Pues bien, cuando Cristo venga del cielo, encontrará este mundo trastornado, en todos los órdenes, por el pecado; pero el Señor hará con este mundo, en el orden físico, lo que hace con el alma del hombre, en el orden moral y espiritual.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008