Donar

LA BENDICIÓN DE DIEZMAR

Número 50

ImprimirCompatir por email

El diezmo es la dècima parte de las entradas o ganancias netas, dedicadas a Dios para fines espirituales y como expresión de adoración a Ël.

En la historia bíblica, la primera mención que se hace de los diezmos es cuando Abraham, después de haber logrado una victoria militar sobre cuatro reyes, dio los diezmos del botín a Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Génesis 14, 17-20). No se nos dice quién instruyó a Abraham a hacerlo así, pero fácilmente podemos inferir que por el ejemplo de sus antepasados ( la ofrenda de Abel, Génesis 4,4) entendió que ésto era una manera apropiada de reconocer la soberanía de Dios sobre todas las cosas. El sacerdote en este caso , representaba a Dios.

El pueblo de Dios, en los días del profeta Malaquías, desobedeció el mandamiento de Dios de dar el DIEZMO de sus ingresos al templo: ! En los diezmos y las ofrendas me han defraudado¡".

(Malaquías 3,8). Quizás pudieron haber tenido miedo de perder todo lo que habían trabajado tanto, pero juzgaron mal a Dios en esto. " Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta." ( Lucas 6,38). Dios les dice con tierna condescendencia :" Traigan su diezmo al tesoro del templo...Pónganme a prueba en eso, a ver sino les abro las ventanas del cielo para vaciar sobre

ustedes la más rica bendición"( Malaquías 3.10), como si dijera " si dudan de mi bondad y de mi justicia, ¡ Hagan la prueba !. La palabra de Dios nos recuerda una y otra vez que Dios no se deja ganar en generosidad y todos los que han hecho esa " prueba " con Dios, han salido sobradamente satifechos.

CUANDO UNA PERSONA DIEZMA, la Biblia dice que "las ventanas de los cielos serán abiertas" (Malaquías 3.10) . Esta figura hace referencia al derramamiento de la bendición material en SOBREABUNDANCIA.

CUANDO UNA PERSONA DIEZMA, Dios reprenderá por nosotros al DEVORADOR para que las plagas no destruyan las cosechas ni los viñedos ( Malaquías 3, 11). Satanás será quitado de los ataques a nuestras finanzas, no podrá meterse más con nuestra prosperidad, porque la puerta que impedía a Dios bendecirnos, ha sido cerrada. El Dios todopoderoso causarà la sobreabundante cosecha, hasta hacer reventar nuestros graneros porque no hay nada que lo detenga.

Querido hermano-a : es gracias a los aportes de los diezmos y ofrendas que recibimos a la casa de oración, que estamos distribuyendo en las casas de Pérez Zeledón, cerca de veinte mil tratados mensualmente . ¡ Que Dios los bendiga!.

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008