Donar

CUANDO LAS PALABRAS HIEREN

Número 44

ImprimirCompatir por email
Este tratado tiene audio. ¿Deseas escuchar?

Santiago , el escritor del nuevo testamento, dijo que aunque la lengua humana es una parte pequeña del cuerpo, tiene el poder de causar un tremendo impacto ( Santiago 3, 1-12 ) . El libro de Proverbios 18, 21 nos recuerda que " la vida y la muerte dependen de la lengua; los que hablan mucho sufrirán las consecuencias." El lenguaje que usamos para comunicarnos unos con otros es como un cuchillo. En manos de un cirujano experto, un cuchillo puede hacer bien. Pero en manos de una persona descuidada o ignorante, puede causar un gran daño. Lo mismo sucede con las palabras.

EL PODER PARA HACER BIEN: La Biblia enseña que una palabra amable puede animar, alimentar y enmendar un corazón quebrantado. Proverbios 16, 24 dice : Las palabras dulces son un panal de miel: endulzan el ánimo y dan nuevas fuerzas". Una palabra bien pensada puede contribuir a restaurar la confianza, la esperanza y el propósito a un cónyuge que se siente abatido, perdido y confundido. Por ejemplo, un esposo podría levantarle el ánimo a su esposa diciéndole: " Cariño, te agradezco la paciencia que has tenido conmigo últimamente. Se que he estado absorto en mi trabajo. Te has sentido dolida, y yo he estado demasiado ocupado como para darme cuenta".

EL PODER PARA HACER DAÑO: Hay un dicho en inglés que afirma: " Los palos y las piedras me pueden romper los huesos, pero las palabras no me pueden hacer daño". ESO ES UNA MENTIRA. Las palabras groseras SÍ hacen daño... a veces más profundamente. Que a uno le griten o lo insulten y le digan " estúpido " o "idiota", sobre todo un cónyuge, puede producir una herida que sangre por años.

INSULTAR es aplicar una palabra o frase negativa a la deficiencia de un cónyuge. Las palabras despectivas como estúpido, haragán, pesado, torpe o llorón se usan para que el compañero se sienta pequeño y despreciable. Los esposos recurren a atacar el carácter y decir cosas como "nunca has sido una buena esposa" o "nunca vas a llegar a ser nada".

Otros cónyuges podrían burlarse de sus compañeros en público por algo que hicieron o dijeron. En una exhibición de PODER podrían decir : ¿ Por qué te pusiste esa ropa ? o ¡ Eso no es muy inteligente que digamos ! , con el propósito de que sus cónyuges se sientan tontos o pequeños.

QUERIDO HERMANO-A , RECUERDA QUE en Mateo 5,22 dice que el que "injuria ( insulta ) gravemente a su hermano, se hará merecedor del fuego eterno".

¿Quieres leer más?
Visita otros tratados de este tema

Oración de aceptación en audio:

Comentarios en Tratados del sitio

Casa de Oración 2008