EL DON DE LENGUAS Y LA INTERCESIÓN.

Tratado bíblico nº 620

El don de lenguas también se utiliza como medio de oración e intercesión. El libro de Romanos 8,26-27 dice: " De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Porque no sabemos orar como conviene, pero el Espíritu mismo ruega a Dios por nosotros, con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe qué es lo que el Espíritu quiere decir, porque el Espíritu ruega, conforme a la voluntad de Dios, por los del pueblo santo ".

El orar en lenguas impide la entrada del egoísmo en nuestras oraciones. Si mi oración es según mi entendimiento, puede que no sea conforme a la Biblia y puede ser egoísta. Creo que con frecuencia muchas oraciones son como las del campesino que decía: " Dios, bedíceme a mí, a mi esposa, a mi hijo Juan, a su esposa, a nosotros cuatro y a nadie más ". Nosotros no le decimos en tales palabras, pero en realidad quiere decir lo mismo, ni más ni menos. Pablo dijo: " Pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos ".

Hay ocasiones cuando quiero orar por una persona pero no se qué decir sobre él. Puedo orar: "Señor, acompáñalo en este problema, y dale tu gracia ", y eso es todo. Pero con el don de lenguas puedo visualizarlo en mi mente y elevarlo ante Dios, pidiendo al Señor que utilice lo que estoy diciendo, que sea la oración que el Espíritu Santo quiera que yo haga para interceder por él .

En el libro " Hablan en otras lenguas ", de John Sherrill, se menciona el caso de Carol, víctima de un accidente de tránsito. Sus padres llamaron a su pastor. Él no sabía cómo orar. El médico pronosticó que si la joven no se recuperaba sería como un " vegetal " el resto de su vida. El pastor oró en lenguas intensamente durante 15 a 20 minutos. Al concluir, uno de los ojos de la paciente parpadeó, y él sintió que era una señal de Dios. Animó a los descorazonados familiares a confiar que la joven se recobraría. ¡ Y así fue !.

Si usted ora en lenguas, puede estar convencido o convencida de una cosa: " que usted está orando de acuerdo a la voluntad de Dios, que realmente le estás obedeciendo; por lo tanto, recibirás solo beneficios personales y, también, otros se bendecirán con tu orar en lenguas extrañas ".

El don de lenguas es para todos los cristianos. " Y estas señales acompañarán a los que crean: en mi Nombre echarán los espíritus malos, hablarán en nuevas lenguas... " ( Marcos 16,17-18).

Si quieres hablar en este momento en lenguas, ve a tu cuarto o cualquier lugar donde puedas estar solo, arrodíllate, y pídele al Espíritu Santo que te permita hablar en lenguas. Abre tu boca, y en fe empieza a emitir sonidos, como un bebé que no ha aprendido a hablar, aunque no tengan sentido. Si lo logras hacer, estarás hablando en lenguas.

www.casadeoracioncr.com