EL AYUNO DERRIBA FORTALEZAS DE SATANÁS

Tratado bíblico nº 111

La Palabra de Dios dice en Isaías 58, 6 : " ¿ No consiste , más bien, el ayuno que yo escogí, en desatar las ligaduras de impiedad, en soltar las ataduras del yugo, en dejar libres a los quebrantados y en romper todo yugo ? ".

El ayuno no es simplemente el cumplimiento de un acto religioso. ES UN ARMA ESPIRITUAL poderosa a través de la cual podemos romper el yugo del enemigo y derribar sus fortalezas.

Por un momento, deténgase y piense sobre las fortalezas que el enemigo ha tratado de levantar en su vida y en las vidas de sus seres queridos.

Puede ser que el enemigo haya construido fortalezas de amargura, rebelión, abuso de alcohol o drogas en la vida, de su hijo o hija , o compañero.

El enemigo puede haber construido fortalezas de miedo y duda en su vida sobre los problemas que enfrenta, los cuales no parecen tener solución posible.

Puede que el enemigo haya construido fortalezas de resentimiento, disensión y división en su matrimonio y relaciones familiares. Quizás esté a punto de divorciarse... listo para darse por vencido en su matrimonio.

El enemigo puede haber atacado su cuerpo físico o sus finanzas tratando de ponerle cadenas de miedo, duda, preocupación e incredulidad en su mente para impedir que reciba el avance que necesita.

No importan las circunstancias que enfrente, usted no puede derribar las fortalezas del enemigo usando métodos maturales dependiendo de su propio entendimiento. Debe recordar, que nuestra batalla no es contra carne y sangre sino contra los gobernadores de la obscuridad, principados y potestades de Satanás, que se han desatado en un ataque frontal contra el Cuerpo de Cristo. No podemos usar las armas de este mundo para derribar las fortalezas del enemigo. Debemos usar las armas espirituales poderosas que Dios nos ha dado.

El ayuno es un medio de llevarnos a un plano espiritual poderoso, donde la fe que mueve montañas se libera en nuestras vidas, y nuestras oraciones llegan a ser poderosas y potentes para derribar las fortalezas de Satanás. Nos permite derribar cada barrera de incredulidad y poseer lo que Dios ha provisto para nosotros.

El ayuno fortalece e intensifica sus oraciones. Habrá tiempos cuando parece que los cielos están cerrados. Pero, al empezar a ayunar y orar ante Dios, usted obtendrá la victoria.

 

www.casadeoracioncr.com